Mientras alcaldes priistas protestan, ediles de PAN y PRD guardan sospechoso silencio

22 noviembre 2016 | 11:31 hrs | Columna

Por José Ortiz Medina

Pues no. A pesar de todas las promesas, de que se cambió de titular en la Secretaría de Finanzas y Planeación e incluso de que se anunció que ya habían llegado recursos, a los ayuntamientos veracruzanos nomás no les paga el gobierno estatal lo que les debe por concepto de participaciones federales.

Llega a tal grado el problema, que el grupo de alcaldes encabezado por el munícipe xalapeño Américo Zúñiga Martínez publicó un desplegado dirigido al presidente Enrique Peña Nieto para denunciar que el Gobierno del Estado sigue reteniendo de manera ilegal más de tres mil millones de pesos que la Federación depositó para los 212 municipios de Veracruz, y que se “perdieron por ahí”.

Y es que aun cuando se pagaron algunos de los recursos pendientes, la mayor parte continúa sin ser cubierto, lo que repercute negativamente en la construcción de obra pública y en la prestación de los servicios municipales.

Lo que llama enormemente la atención es que mientras Américo y los más de 80 alcaldes que lo secundan continúan reclamando el pago de esos recursos, sus homólogos del PAN y el PRD -los mismos que tomaron el palacio de gobierno y la Casa Veracruz se supone que por los mismos motivos- ahora están muy calladitos. ¿Será que a ellos sí les pagaron? ¿O el objetivo de su “lucha” sólo era apoderarse de una vez de la Tesorería del estado, como finalmente ocurrió?

Es pregunta.

Las mil y un promesas del “Peje”

No hay duda de que si algo ayudó a ganar las elecciones presidenciales norteamericanas a Donald Trump fue el hecho de que le dijo a muchos estadounidenses muchas expectativas en la vida, lo que querían escuchar, en todos los sentidos, sin tomar en cuenta las consecuencias que sus promesas pueden tener en caso de llevarlas a la práctica. Eso, según la teoría política, es lo que se llama populismo.

Por ello no es raro que a pesar de todo, el dirigente nacional del Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador, se mantenga muy arriba en las tendencias del voto en México. También les dice a sus simpatizantes exactamente lo que quieren escuchar, sin tomar en cuenta las consecuencias.

En su plan de acción de gobierno 2018-2024, presentado el pasado domingo, el “Peje” se va con todo por la vía populista: aumentar el salario mínimo, aumentar al doble las pensiones de los adultos mayores, garantizar escuela y empleo a más de dos millones y medio de jóvenes, revertir las reformas estructurales, entre una lista de 50 puntos.

No hay que ser brujo para adivinar las consecuencias de tomar este tipo de decisiones por decreto, ignorando el flujo de la economía, al más puro estilo echeverrista.

Pero para sus legionarios, esta es palabra de dios. Sin exagerar. Y así como Trump, también puede ganar.

El éxodo de veracruzanos que viene

Si usted cree que no se puede caer más bajo en la crisis económica que agobia a Veracruz, espérese al 20 de enero del año entrante, cuando Donald Trump asuma la presidencia de los Estados Unidos.

El racista magnate inmobiliario ha anunciado la deportación masiva de mexicanos una vez que tome el control de la Oficina Oval en Washington. Y resulta que Veracruz es un estado expulsor de migrantes que, por si no fuera suficientemente preocupante, se sostiene en buena medida por las remesas.

De acuerdo con la Oficina de Atención a Migrantes del gobierno estatal, hay por lo menos un millón de veracruzanos trabajando en Estados Unidos, que de enero a septiembre de este año enviaron 837.9 millones de dólares en remesas.

¿Se imagina usted lo que va a pasar si de golpe nos regresan a territorio veracruzano a los paisanos que andan por allá, y deja de ingresar ese dinero a la economía estatal?

Sálvese quien pueda.

Rinden homenaje a Úrsulo Galván y entregan escrituras

Como un reconocimiento a uno de los principales actores del agrarismo en Veracruz, Úrsulo Galván Reyes, fundador de la Liga de Comunidades Agrarias, el delegado de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), Pedro Yunes Choperena, hizo entrega de mil 035 títulos de propiedad a 880 beneficiarios de Tlacotepec, Huatusco y Sochiapa.

En su mensaje, el funcionario federal destacó la lucha social que emprendió el líder agrarista veracruzano, para lograr que los derechos de los campesinos  fueran reconocidos. “Ursulo Galván logró organizar a la población del campo para propiciar su incorporación al desarrollo rural”, afirmó.

Al señalar que con este acto, se rinde homenaje a uno de los líderes agraristas más relevantes de México, a 122 años de su natalicio, destacó también que se concreta uno de los compromisos más importantes del presidente Enrique Peña Nieto, como es dar tranquilidad a la gente del campo, otorgándole seguridad y certeza jurídica.

Explicó que el programa “Papelito Habla” de la SEDATU, que encabeza Rosario Robles Berlanga, impulsa la seguridad de las familias que viven del campo, al otorgarles sus documentos agrarios y con ello, la certeza en su patrimonio y sobre todo el de sus hijas e hijos.

En el evento estuvieron el alcalde Gildardo López Melo; el diputado federal Miguel Ángel Sedas Castro; la representante del gobernador Flavino Ríos Alvarado, Karime Aguilera Guzmán, directora general de Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial de SEDESOL, así como miembros del ayuntamiento.

Más tarde, en el salón social de Coscomatepec, el delegado de la SEDATU, Pedro Yunes Choperena, entregó 155 Títulos de Propiedad del programa “Papelito Habla”, los cuales darán certeza jurídica a 133 beneficiarios de los municipios de Coscomatepec,  Comapa y Totutla. Participaron en el acto, el alcalde Ignacio Manuel Álvarez Sánchez, el diputado federal Miguel Ángel Sedas Castro e integrantes de la comuna local.