México, primer lugar en América Latina en violencia contra sacerdotes

Se desconoce el paradero de tres clérigos que desaparecieron

Foto: web.
7 agosto 2017 | 9:12 hrs | Emilio González

Orizaba, Ver.- Vocero de la Diócesis de Orizaba, padre Helkyn Enríquez Báez, dijo que la violencia ya los alcanzó, pues México ocupa el primer lugar en América Latina en violencia contra sacerdotes.

La entrevista coincide con la fiesta de la transfiguración del Señor y en donde hoy la gente padece violencia, falta de empleo, crisis existenciales y muchos encerrados en sí mismos, sin querer oír el llamado de Dios.

El 29 de noviembre de 2013 se encontraron los cuerpos de los sacerdotes Hipólito Villalobos y Nicolás de la Cruz en la parroquia de Ixhuatlán de Madero, Veracruz.

Dio lectura al informe de la Unidad de Investigación del Centro Católico Multimedial que dice que el país ocupa el primer sitio en crímenes contra sacerdotes, religiosos y laicos.

En los primeros dos años del actual gobierno se reportan seis clérigos asesinados y tres desaparecidos.

La situación ha repuntado en los dos primeros años del actual gobierno, en donde reportan seis clérigos asesinados y tres desaparecidos, lo que se traduce en un aumento del 80% en comparación al sexenio pasado.

En el documento se hace un llamado enérgico para que el gobierno mexicano brinde garantías en donde hay una mayor presencia del crimen organizado. Destacan que el crimen más reciente se registró el pasado 24 de septiembre, cuando el sacerdote José Ascensión Acuña fue secuestrado y un par de días después, sus restos fueron localizados en el Río Balsas, del municipio de San Miguel Totolapan, en la Tierra Caliente de Guerrero.

El informe señala que el 19 de febrero fue asesinado el sacerdote Rolando Martínez Lara en Jilotepec, Estado de México; en Ensenada, Baja California fue ultimado a golpes el padre Ignacio Cortés; y en Colima falleció José Flores a consecuencia de un robo con violencia.

Los tres sacerdotes cuyo paradero se desconoce son John Senyando quien trabajaba en la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, levantado el 30 de abril de este año; Carlos Ornelas de la diócesis de Ciudad Victoria, Tamaulipas, desaparecido desde el 3 de noviembre de 2013; y Santiago Álvarez, de la diócesis de Zamora, en Michoacán, desaparecido desde el 29 de diciembre de 2012.