¿Megafraude en compra de patrullas en Veracruz?

Las cuentas no le cuadran a nadie y no hubo transparencia durante el proceso de licitación

3 mayo 2019 | 17:16 hrs | Redacción Noreste | Estatal

Xalapa, Ver.- Luego de las fuertes criticas recibidas por la sobrevalorada compra de 160 patrullas, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), aseguró que el precio de cada patrulla se debe a que son unidades totalmente equipadas, rotuladas y balizadas.

A través de su cuenta de Twitter, el senador Julen Rementeria, señaló que el precio de las patrullas adquiridas en Veracruz es demasiado alto, pues se trata de una inversión de 208 millones de pesos por 160 camionetas, o sea que cada unidad ya equipada costó 1 millón 300 mil pesos, lo cual resulta poco creíble.

Dentro de la misma publicación, el legislador veracruzano compartió dos propuestas presentadas como parte del proceso de licitación para la compra y equipamiento de patrullas en el municipio de Ahome, Sinaloa.

En la primera propuesta, se contempla que las unidades sean marca Ford, modelo F150 2018 V8 4×4 XL doble cabina (idénticas a las que se adquirieron en Veracruz), el precio por cada unidad ya equipada, balizada y rotulada es de 852 mil 378.44 pesos.

Mientras que la segunda contempla camionetas marca Chevrolet modelo Silverado 2500 año 2018, doble cabina con todo el equipo necesario, balizadas y rotuladas en 725 mil 499 pesos.

Noreste.net se dio a la tarea de cotizar y comparar los precios de cada uno de los accesorios y aditamentos necesarios para el equipamiento de una patrulla, basados en el manual de requerimientos del Programa de Fortalecimiento de la Seguridad (FORTASEG), arrojando resultados muy semejantes a los de la primera propuesta presentada al municipio de Ahome.

De acuerdo a lo investigado, una camioneta marca Ford, modelo F150 año 2019 V8 4×4 XL doble cabina, cuesta 670 mil 600 pesos y equiparla cuesta alrededor de 84 mil 087 pesos, por lo que si las matemáticas son correctas el precio real de cada una de las patrullas es de 754 mil, 687 pesos, lo cual arrojaría una diferencia de 545 mil 313 pesos, los cuales nadie sabe en donde fueron ‘invertidos’.

Según lo declarado por la SSP, el precio de cada unidad se incrementó debido a que no fueron pagadas al contado sino con un plan crediticio a tres años, para adquisición o arrendamiento.

Es cierto, al comprar a crédito normalmente el precio original se eleva, pero tampoco es para tanto, pues como se mencionó líneas arriba, hay una diferencia de más de medio millón de pesos en cada camioneta, además hay que recordar que, al comprar en cantidades grandes, los distribuidores otorgan un precio preferencial o descuento al comprador.

Lo que hace todavía más sospechosa esta adquisición, es que todo se hizo ‘por debajo del agua’, pues el proceso de licitación careció de toda transparencia, a tal grado que la Contraloría General del Estado ya inició una investigación al respecto.

Extraoficialmente se dice que sólo 50 unidades fueron comprada y el resto están en arrendamiento, el cual especifica que en caso de requerir mantenimiento o que alguna deje de servir, el proveedor la repondrá y absorberá los gastos de las reparaciones, de ser cierta esta versión, sería mucho peor, pues pagarán una millonaria suma por algo que sólo es ‘prestado’, en ese caso, ¿por qué no arreglaron y dieron mantenimiento a las que ya se tienen y que sí son propiedad del Estado?

 

 

Relacionadas