¿Medios formales o redes sociales?

7 noviembre 2017 | 22:35 hrs | Javier Roldán Dávila

El ‘influencer’ es la versión ciudadana del ‘comentócrata’

En días pasados, el alcalde electo de Xalapa, Hipólito Rodríguez, anunció que no invertirá dinero público en la prensa, o sea, cero convenios publicitarios, a diferencia del alcalde en funciones, Américo Zúñiga, que ha gastado de lo lindo para promover su imagen.

De confirmarse el propósito, el académico seguiría la misma ruta que el gobernador Yunes Linares, en el sentido de mantener una distancia con la mayoría de los medios impresos y sitios web locales, lo cual ahondaría la crisis financiera de estos últimos.

Estableciendo un paralelismo, podemos afirmar que durante sus campañas, los dos personajes en cuestión, distribuyeron su propaganda en las redes sociales, ni lejanamente obtuvieron el apoyo de la comentocracia, de eso hay registro, entonces, la pregunta que se infiere es ¿si no necesitaron de la prensa para ganar, la requieren para gobernar?

Habrá quienes afirmen que la comunicación gubernamental pasa, necesariamente, por la promoción en los medios formales, pero, si nos atenemos a los datos duros, las redes sociales, en particular Facebook, Twitter y WhatsApp, tienen más penetración, de calle, que los primeros.

No hace muchos años, era indispensable que un candidato y/o un gobernante, mantuvieran una relación fluida con los periodistas que generaban opinión a través de sus columnas, hoy prefieren, por ejemplo, acudir a programas como el de Alfredo Palacios (Salud y Belleza) o aliarse con un ‘influencer’, para dirigirse a un público de electores mucho más amplio.

Las reglas cambiaron, aunque eso no impide que gobernantes y opinadores, redefinan su relación, con base en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Simple.

*Esta es opinión personal del columnista