Masacre en Texas; tiroteo en iglesia deja al menos 27 muertos

El atacante fue abatido por la policía. Respondía al nombre de Devin Patrick Kelley

Foto: Web
5 noviembre 2017 | 17:37 hrs | infobae | Mundo

Estados Unidos.- Un nuevo tiroteo tuvo lugar este domingo en Estados Unidos. Un hombre abrió fuego en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, al sur de Texas. El comisionado del Condado Wilson, Albert Gamez Jr., declaró a la cadena MSNBC que la cifra de muertos es de 27 personas. Sin embargo, poco después el alguacil del Condado, Joe Tackitt, apuntó que el número es de al menos 20, según la cadena CNN.

La policía informó, además, que el atacante murió. “El atacante murió”, aseguró a la agencia0 AFP un portavoz del comisario del vecino condado de Guadalupe, precisando que la policía no se había enfrentado con él. “Estaba en su vehículo”, señaló.

Fuentes policiales identificaron al tirador como Devin Patrick Kelley, un veterano de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, de 26 años.

El joven, que trabajaba como profesor en un estudio bíblico, ingresó esta mañana, pasadas las 11:30 horas a la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, vestido con ropa de combate y abrió fuego contra las personas que asistían al servicio religioso.

Una portavoz del Centro Médico Connally Memorial en el cercano pueblo de Floresville dijo a la cadena Fox News “numerosos pacientes” fueron trasladados a ese hospital tras el ataque. Sin embargo no dio cifras.

Varios testigos, citados por los medios de la zona, confirmaron que se escucharon varios disparos desde la iglesia, y detallaron que cerca de 50 personas suelen asistir a los servicios religiosos.

Foto: Web

Según KENS 5, un testigo informó que un niño de apenas de dos años se encuentra entre los heridos de bala.

El hecho tuvo lugar pasadas las 11.30, hora local, mientras se desarrollaba el culto habitual de los domingos en la iglesia bautista.

La policía desplegó un amplio operativo en las inmediaciones del centro religioso.

Sutherland Springs está ubicado a 65 kilómetros al este de San Antonio.

Desde Japón, donde se encuentra de gira oficial, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, envió un mensaje a las víctimas: “Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI y la policía están en la escena. Estoy monitoreando la situación desde Japón”.

Foto: Web