Malhechores electorales en el gobierno

30 marzo 2016 | 9:43 hrs |

Por Rafael Arias Hernández

Preciso repetirlo hasta que se entienda y atienda; bien, a tiempo y en toda su importancia y trascendencia. ¿O qué, se van a seguir negando sus presencias e influencias, daños y consecuencias?

Hechos y resultados se imponen. Lo mínimo que se exige es congruencia, responsabilidad en discurso y acción. No se pueden cerrar los ojos ante el mal que flagela, azota y sacrifica a Sociedad y ciudadanos pacíficos y civilizados: la presencia y crecimiento de la  delincuencia en todas sus formas y, en particular, la más dañina, la gubernamental con su inseparable e indispensable delincuencia electoral.

¿Cómo combatirlas y erradicarlas si no se identifican y señalan, si se toleran y permiten?

Su existencia misma, con frecuencia se niega o minimiza, impidiendo que se incorporen y actualicen, actitudes y conductas, leyes e instituciones.

Además, como es conocido y padecido, no se cumplen ni hacen cumplir normas, procesos y sanciones a delitos caracterizados y definidos, por leyes e instituciones que se supone deben perseguir, combatir y erradicar todo tipo de delincuencia.

¿Cómo hacerlo?

Si  la delincuencia gubernamental y la electoral, son parte del verdadero crimen organizado, dedicado a obtener a cualquier precio, el acceso al poder público, sostenerse en los cargos oficiales  y obtener la legitimación necesaria, de todo tipo de gobierno.

¿Cómo combatirlas?

Si no se reconoce su existencia y por lo tanto se ignora o minimiza. Si se  ocultan sus efectos negativos, o se simula que no pasa nada, que todo va bien.

¿Qué hacer con  daños, perdidas y sacrificios extremos que ocasiona su presencia y crecimiento?

 

CRIMEN  ELECTORAL GUBERNAMENTAL.

En  Veracruz,   no se acaba de salir de un  asombro,  cuando se pasa a otro peor. Preocupa y mucho, el  inocultable aumento de incidentes, hechos y conductas delictivas (incluyendo las electorales),  de muchos gobernantes, funcionarios y servidores públicos, así como de sus irresponsables partidos políticos en el gobierno, empezando por el PRI.

Partido encubridor y ausente, que no informa y muchos menos rinde cuentas de las responsabilidades alcanzadas como postulante, promotor  y triunfador de elecciones. Que no cuestiona,  los malos y peores resultados alcanzados por sus gobiernos, ni tampoco los pocos o contados logros y avances, si los hay.

Y que, en particular, ni por equivocación,  critica ni  autocritica la situación alcanzada y, mucho menos,  los notorios y escandalosos hechos delictivos electorales o faltas graves, que incluso han llegado a sanciones institucionales,  o a reclamos e inconformidades generalizadas, a repudio y condenas de Ciudadanía y Sociedad en general.

Procesados y sancionados; descarada  e insistentemente señalados; algunos  conocidos y contados  denunciados, procesados, sancionados y, hasta en operación,  reincidentes potenciales  o comprobados. Muchos en el gobierno, curiosamente no han sido cuestionados y mucho menos limitados, detenidos o despedidos.

No me crea. Compruébese como escandalosos casos de procesos y sanciones impuestas, han sido minimizados, distorsionados o manipulados en otros sentidos, restándole importancia y hasta trascendencia,  a esos raros intentos de acción de la justicia, aunque sea mínima y simbólica. Eso sin mencionar  la importancia y nivel de algunos involucrados, que ha llegado hasta el mismo Gobernador del Estado. Hoy Veracruz , en peligro de ser afectado por reincidentes e intocables.

¿Simulación de proceso y sanción? Temas que, junto a la inacción de los encargados de cumplir y hacer cumplir la ley, merecen  atención y comentarios  aparte.

 

IMPUNIDAD Y LETRA MUERTA.

Permítaseme presentar, sólo como un rápido y breve ejemplo de lo mucho que se puede encontrar al respecto. De lo mucho que está pendiente y por no atenderlo y erradicarlo sigue afectando a la representación pública y al poder gubernamental.

De lo determinante para asegurar un buen gobierno; o por el contrario, de las pérdidas, daños y graves consecuencias,  al quedar muchas veces en manos de irresponsables o ineptos, de ineficientes y corruptos, de cómplices y delincuentes.

Dicho ejemplo proviene del  interesante artículo, ”Los diez delitos electorales más comunes”, de la redacción online de la edición mexicana de la revista  Forbes y que estuvo relacionado con las elecciones del 2015: http://www.forbes.com.mx/los-10-delitos-electorales-mas-comunes/

Ejemplo como otros, que podrían servir de base para estructurar y aplicar, de acuerdo a las leyes respectivas,  un amplio y actualizado programa preventivo y de combate a la delincuencia electoral en Veracruz.

Resumen de 10 conductas que la Fepade consideró como algunos  delitos electorales y los cuales contemplan sanciones para el caso de ser cometidos. Todas importantes, pero que en este caso solo resaltare algunas:

“…3.-Los servidores públicos no pueden condicionar la prestación de un servicio público, el cumplimiento de programas gubernamentales, el otorgamiento de concesiones, permisos, licencias, autorizaciones, franquicias, exenciones o la realización de obras públicas, en el ámbito de su competencia, a la emisión del sufragio en favor de un precandidato, candidato, partido político o coalición; a la abstención del ejercicio del derecho de voto o al compromiso de no votar a favor de un precandidato, candidato, partido o coalición.

4.-Queda prohibido que los servidores públicos coaccionen, induzcan o amenacen a sus subordinados para que voten o se abstengan de votar por una opción dentro de la consulta popular.

5.-Los funcionarios electorales tienen prohibido alterar los resultados electorales, sustraer o destruir boletas, documentos o materiales electorales.

6.-Es delito que los funcionarios partidistas impidan la instalación, apertura o clausura de una casilla, así como el escrutinio y cómputo, el traslado y entrega de los paquetes y documentación electoral, o el adecuado ejercicio de las tareas de los funcionarios electorales.

9.-Los fedatarios públicos pueden cometer un delito electoral cuando estando obligados se nieguen injustificadamente a dar fe de hechos o certificar documentos concernientes a la elección.

10.-Queda prohibido que los exmagistrados electorales, consejeros electorales y el secretario ejecutivo del Instituto Nacional Electoral (INE) desempeñen o sean designados en cargos públicos por los Poderes Ejecutivo o Legislativo cuya elección hayan calificado o participado, asuman cargos de dirigencia partidista o sean postulados a cargos de elección popular, dentro de los dos años siguientes a la conclusión de su encargo.” (FORBES.020615)

Veracruz padece notorio desinterés  y  desatención oficial. Malhechores  continúan haciendo de las suyas.

 

*AcademicoIIESESUV@RafaelAriasH.Facebook:VeracruzHoydeRafaelAriasHdez