Los salados Tiburones

30 enero 2018 | 10:26 hrs |

Por Gilberto Haaz Diez

 

*“Es oscura la casa donde ahora vives”, lamento de una madre al sepultar a un hijo, según relato de Arturo Pérez Reverte.
Camelot

Domingo por la noche, Tiburones ganaba 1-0. Sumaría puntos en esa tablita de descenso que es como un abismo que cae y cae. Digo que están salados porque, en over time, diría un gringo, cuando el tiempo finalizaba, que los empatan. Eso es estar salados. Hace mucho que no veo sus juegos. Ahora no sé ni a quiénes alinean ni quién sea el entrenador. Hace años también que no veo a Fidel Kuri Grajales, su dueño, desde la última vez que coincidimos en el último informe del gobernador Beto Borge, en Quintana Roo, y Borge ya anda embotellado. Sé que pasa dificultades el Tiburón y sé y me imagino que cuando llegó el nuevo gobierno, y llegaron bailando rica-cha, el apoyo al equipo se cortó. No tendrían ni la bendición de Soledad de Doblado. Ni el Cura del pueblo tañó las campanas. Nada. Ahora veo poco el futbol mexicano, algo de Chivas y América y Tigres y Monterrey, me volví europeo viendo a Barcelona y Real Madrid y PSG y Bayern, y a los nuestros mexicanos cada que juegan, como ese Chucky Lozano, una maravilla que, si Real Madrid se pone buzo, allí debe jugar. He visto juegos y estadios cuando rolo fuera de México, hay uno al que le traigo ganas, el Estadio Parque de Los Príncipes en París (Parc des Princes), que solo lo he visto de a lejitos, cuando del aeropuerto Charles de Gaulle te lleva el taxi al centro, a tu hotel, allí para ver a esa cosa llamada Neymar, y otro londinense. Quizá este año se me haga, si hay salud y unos euros, porque dos familiares van allá un tiempo a vivir, y ahí les caeré. El Tiburón debe salvarse, debía ser un asunto de Estado aunque no lo es, Kuri merodeó por la otra acera y un tiempo fue candidato rival de Fernando Yunes Márquez, alcalde de Veracruz. Ahí se ve imposible, y con el Morelli, en Boca del Rio, menos. Trascendió que el dueño buscaba el apoyo de Carlos Slim o de TV Azteca de Salinas Pliego o hasta del mismo billetudo, Olegario Vázquez Raña, dueño de equipos como Querétaro y dueño de Imagen TV y de Excélsior, un empresario muy picudo que ya le entró al futbol. Ojalá no descienda, aunque un panista me aseguró que si desciende el actual gobierno busca enseguida otra franquicia, aunque esto no es nada fácil. En fin, a apoyarlos para que no se vayan. Aunque esa caída se ve muy empinada. Ya ‘resolvido’ el problema, diría Meade, a luchar por no descender.

VIVIR SIN MIEDO (PEPE YUNES)
En tiempos peligrosos, en países minados como el nuestro, donde las nubes de la maldad se han apoderado de nuestros entornos y ya no hay casi nada que nos asombre, la gente se pregunta ¿Cómo vivir sin miedo? Toco el tema porque Pepe Yunes Zorrilla, precandidato a la gubernatura de Veracruz, afirmó en un acto de campaña: “Sí es posible no vivir con miedo”. Lo hizo en territorio veracruzano, donde la maldad se ha apoderado de esa zona y el miedo nos persigue. El miedo en México se ha enseñoreado por las calles, por las colonias, por nuestras casas, donde ya no se siente uno seguro, por doquier. Vamos, caminas por las calles desconfiando de tu sombra, si subes a un taxi, no sabes si es de los buenos o los malos, si ves una patrulla, desconoces si son policías leales o coludidos; ahora no sabes si regresarás a casa o aparecerás en una tumba clandestina, como les ha ocurrido a miles de jovencitas. Sobre el miedo hay infinidad de tesis. El miedo huele a hierro oxidado y húmedo, a sala de máquinas de un buque y a las tuberías de una fábrica. Huele a tragedia. A tierra mojada por el llanto de las familias que han sufrido alguna afrenta. No hay día que algo no sepamos. No hay conocido o desconocido, que sabremos les aqueja una pena. “De lo que tengo miedo es de tu miedo”, escribió Shakespeare. Manuel Vicent sobre el Terror: “Antes sentíamos terror frente a las cosas que ignorábamos; ahora sentimos terror por las cosas que conocemos”. Pero Dios volteará algún día a este México partido en dos por la delincuencia. Y volveremos a respirar esa paz que teníamos, con carencias pero sin miedo a salir a la calle. Un día, en un país extranjero, caminando por las calles ajenas y extrañas, tapados por un frío de 4 grados, un nieto mío (12 años), Chicharito, me preguntó sí nuestra época fue mejor que la que ellos viven ahora, le dije que en tecnología nos llevan como 50 años luz, ahora ustedes tienen todo con solo picar o apretar un botón, y se transportan al mundo que quieran, o platican con gente en otros países o en otras ciudades. “Sí”, me respondió, “pero ustedes vivían con más tranquilidad y seguridad”. Cierto.

LAYÚN EN EL SEVILLA
Anunció El Universal, y lo confirmaron las redes sociales y los twiters, que el cordobés Miguel Layún, una de nuestras glorias futbolísticas de la Selección Mexicana y el Porto de Portugal, que el equipo Sevilla lo ha contratado, está a solo de los exámenes médicos para irse a ese equipo que es uno de los cinco grandes de España, y de ahí vivir en esa ciudad mágica, Sevilla, capital de Andalucía, famosa por sus bellos espacios turísticos, como el Alcázar, el Barrio de Triana y la gran plaza La Maestranza, que demoraron 100 años en construirla. En Porto jugó 79 partidos, anotó 11 goles y colaboró en 23 ocasiones. Un buen fichaje, que mucho enorgullece a Córdoba y a Veracruz, cuando le recordamos haciendo sus pininos (así dicen los clásicos) en aquellos Tiburones Rojos del Veracruz. Suerte y mucho éxito.

FIN.