Los registros partidistas

29 enero 2018 | 10:03 hrs |

Por Gilberto Haaz Diez

 

*Los dioses destinaron a los miserables mortales para que viviesen víctimas de la tristeza, y solo ellos no tienen preocupaciones.
Camelot

Las sedes partidistas est√°n activas. Se comienzan a registrar los presuntos suspirantes y aspirantes a las candidaturas, lo mismo al Senado que a las diputaciones, federal o local. Por Orizaba brotaron dos nombres, Pascual Guti√©rrez, un pri√≠sta de la vieja guardia y Maneh Tamer Chah√≠n, empresario, a quien se le ve tomarse la foto al momento del registro, en ese PRI de Xalapa. Quiz√° revivan como en el estado, cuando se enfrentan los Yunes, aqu√≠ los Chah√≠n porque a Hugo, exalcalde orizabe√Īo, le mueve su corazoncito, no se sabe si por el PAN o por Movimiento Ciudadano del Kojak Delgado, por el PRI ya no. La pol√≠tica divide a las familias, y a los apellidos. Los primos hermanos encumbrados y chole√Īos ya no se hablan, la candidatura los fractur√≥, aqu√≠ veremos qu√© pasa. Me imagino que, como en la tradici√≥n, se pueden registrar los que quieran, ya luego la Comisi√≥n de Ajusticiamiento dir√° qui√©nes van y qui√©nes no. Hubo registros en la antig√ľedad que, al que le daban candidatura no ten√≠a los papeles listos. Ni las firmas de los seccionales ni lo que se requer√≠an, eso de apoyos de los sectores, pero su padrino los enviaba a que se registraran con un Diccionario Telef√≥nico, forrado en sus carpetas. Todo se val√≠a. Algunos ya se descartan. Otros, esperan, como la Nave del olvido. Do√Īa Sonia S√°nchez de Chirinos se descart√≥. Le escribi√≥ en su Facebook al periodista Ren√© Del Valle: ‚ÄúQuerido Ren√©. Ayer tom√© la decisi√≥n de no participar en la f√≥rmula para el Senado. Las circunstancias me hac√≠an imposible participar sin hacerme parte de lo que creo empobrece a la clase pol√≠tica y ofende a la sociedad. Quiero agradecer tu apoyo y quer√≠a que te enteraras por m√≠‚ÄĚ.

No explic√≥ qu√© ‚Äúempobrece a la clase pol√≠tica y ofende a la sociedad‚ÄĚ.

Ayer mismo, en domingo fr√≠o, aun barajaban los nombres si la Anil√ļ iba o se quedaba en tercera base, a punto de anotar. Que entraba fulano o zutano, que el l√≠der Calleja o la Pinete. Todos juegan a las escondidas. Lo cierto es que d√≥nde mandan y deciden es en el altiplano, como ha sido siempre, y la voz en el PRI del candidato Pepeyu, cuenta, aunque luego se saltan las trancas. En esa sede de los dinosaurios, el presidente Am√©rico Z√ļ√Īiga descolg√≥ el tel√©fono, apag√≥ el WhatsApp y no le contesta el tel√©fono ni a Dios, por aquello de que los padrinos hablan recomendado a los ahijados.

EL VILLANO FAVORITO
Sorprendi√≥ Carlos Salinas de Gortari, con una plana completa en colaboraci√≥n en el afamado y muy le√≠do diario El Pa√≠s. Con un t√≠tulo: ‚ÄúAlgunas preguntas para los electores‚ÄĚ, se mete a la contienda. Si Nicol√°s Maquiavelo no hubiera nacido, Salinas lo hubiera creado. Es un texto muy largo, que la verdad da flojera leer (Ler, dice Aurelio) ‚Äú¬ŅSeguir√° el debate anclado al falso dilema neoliberalismo-populismo como desde hace 30 a√Īos?, se pregunta. La verdad, la gente com√ļn no entiende de esos t√©rminos, la gente entiende de lo caro que est√° el pasaje, que al subirse al trabajo les cuesta 10 pesos ida y 10 regreso, si bien les va, una empleada me comentaba que con su m√≠nimo que le pagan, apurado le queda para comer. La gente se pregunta no del liberalismo, se pregunta c√≥mo le har√° para tener su vivienda, aunque el Infonavitt lleg√≥ a ser de gran ayuda; la gente quiere vivir bien con salud, y para eso est√° el IMSS y los servicios hospitalarios sociales; la gente se pregunta c√≥mo alcanzar que en casa el refrigerador (si es que lo hay) tenga lo indispensable y la mesa tenga comida a los hijos; la gente se pregunta c√≥mo lograr√° el empleo que necesita, cuando te lo quitan o lo pierdes. Lo de las izquierdas y las derechas y esas cosas, son para la imaginaci√≥n. Los electores quieren saber cu√°ndo carajo se terminar√° el d√≠a en que volvamos a tener paz, eso quieren saber los electores. Eso de las izquierdas y derechas, lo describieron as√≠: ‚ÄúDicen que nos debemos dividir en izquierdas, derechas y centro. Todo eso de izquierda, derecha y centro yo lo veo muy claro en los descansillos de las escaleras, pero en la vida no lo noto absolutamente en nada‚ÄĚ. Salinas debe guardar silencio, es cierto que es una Mente Brillante y que esa brillantez la utiliza en los foros donde da conferencias. Manuel Vicent lo expres√≥ bien: ‚ÄúPero hoy los pol√≠ticos no paran de hablar hasta pisarse la lengua. Era un silencio de oro el de aquellos viejos marineros, el de los viejos campesinos que respond√≠an a cualquier pregunta solo con una mirada muy bien pensada‚ÄĚ. Eso.

LA AN√ČCDOTA
Cont√≥ Ra√ļl del Pozo: ‚ÄúPoco antes de una cacer√≠a, rodeado de galgos, le fue entregado a Lorenzo de M√©dici por uno de sus lacayos un ejemplar de El pr√≠ncipe bellamente escrito en pergamino. Cuentan que Lorenzo no le prest√≥ atenci√≥n, pero por la noche ley√≥ el nombre del autor y orden√≥ llevar a Maquiavelo ¬°dos botellas de vino! Dos botellas de vino le dieron al autor del texto que cambi√≥ la historia. Era el pensamiento viviente de un profeta desarmado, el libro de cabecera de Napole√≥n, de Marx, de Trotsky, de Mao‚ÄĚ, y, creo yo, el que inspira a Carlos Salinas.

www.gilbertohaazdiez.com

*Esta es opinión personal del columnista.