Los políticos y las cuatro virtudes cardinales

5 julio 2017 | 20:50 hrs | Javier Rold√°n D√°vila

A las virtudes cardinales les aplicaron la ‚Äėley de Herodes‚Äô

En su √ļltima audiencia ante la justicia guatemalteca, Javier Duarte hizo una extra√Īa declaraci√≥n a los medios, con el af√°n de hacerse pasar como un doctoral maestro de la pol√≠tica, cuando en realidad es una demostraci√≥n de que no entiende que no entiende.

El ex gobernador de Veracruz mal recit√≥ al abogado Santiago Montoto (Sevilla 1890-1973), al decir: ‚ÄúPaciencia, prudencia, verbal contingencia, dominio de ciencia, presencia o ausencia seg√ļn conveniencia‚ÄĚ. De acuerdo a los conocedores, la alocuci√≥n correcta es: ‚ÄúEn Sevilla hay que tener paciencia y prudencia, verbal continencia, no exhibir excesiva ciencia, y presencia o ausencia seg√ļn conveniencia‚ÄĚ. En contexto, el texto se explica solo.

Pues bien, si nuestros políticos (y aspirantes), quisieran reflexionar sobre el affaire Duarte y los trágicos despropósitos que encierra (para que no lo repitan), es indispensable que revisen lo que los griegos recomendaban sobre las probidades que deben desarrollar todos aquellos que busquen ejercer el arte de lo posible.

Cuatro virtudes cardinales son el hilo conductor para regirse con eficacia en el ahora desprestigiado oficio, a saber: Justicia, Prudencia, Fortaleza, Templanza. Lo revisamos a la luz de la RAE, en dos bloques, y lo comentamos.

Virtud: acción virtuosa o recto modo de proceder. Cardinal: principal, fundamental.

El principio fundamental del político es el modo virtuoso y recto de proceder. Seguimos.

Justicia: derecho, razón, equidad. Prudencia: sensatez, buen juicio. Fortaleza: fuerza y vigor. Templanza: moderar los apetitos y el uso excesivo de los sentidos, sujetándose a la razón.

El pol√≠tico tiene que actuar con apego a la ley, guiarse por el sentido com√ļn, no puede deprimirse y debe tener equilibrio emocional para no ser v√≠ctima de sus ambiciones.

¬ŅApoco es necesario ir a Harvard para entender lo anterior?

*Esta es opinión personal del columnista