Los parisinos enfrentan el desbordamiento del río Sena

Las intensas lluvias de los últimos días han llevado el río a 5.6 metros por encima de su nivel normal; los turistas no han podido abordar los barcos.

27 enero 2018 | 20:48 hrs | Milenio

El río Sena, que se ha desbordado tras días de incesantes lluvias en París, seguirá creciendo hasta este fin de semana, lo que ha movilizado a las autoridades, aunque el aumento del nivel del agua no será tan amplio como se esperaba.

Este viernes el nivel del río llegó a 5.6 metros, pero puede alcanzar 6 metros si se mantienen las precipitaciones, acercándose a la crecida de junio de 2016 (6.10 metros), señaló François Duquesne, director del Centro Nacional de Prevención de Inundaciones.

“Nos sentimos tranquilos, (las lluvias) van a mantener el nivel de agua, pero no a incrementarlo”, explicó Duquesne.

AFECTACIONES

En la aglomeración parisina, hasta 400 personas fueron evacuadas y mil hogares permanecían el viernes sin servicio eléctrico.

Los turistas no pudieron abordar barcos que cruzan el Sena, pues estaban paralizados a la espera de que las aguas bajen.

“Es una locura, ¡Hay tanta agua!”, exclamó Chris Lennard. “Soy de Ciudad de Cabo (Sudáfrica), donde 4 millones de personas se quedarán sin agua en abril. Me da mucha envidia, quiero llevarme un poco a casa”, agregó.

Partes de Ile de la Cité, una de las zonas más turísticas —donde se encuentra la Catedral de Notre Dame—, estaban inundadas.

“Habitualmente nos sentamos cerca del Pont-Neuf para almorzar. Pero hoy no creo que podamos, tendríamos que ir nadando”, dijo Andrew Neilor, turista escocés.

La compañía ferroviaria nacional cerró varios trechos de la línea de trenes suburbanos que corre paralela al río en un túnel. Varias estaciones, incluidas las más cercanas a Notre Dame, Orsay y Campo de Marte, permanecerán cerradas al menos hasta el 31 de enero.

MUSEOS ABIERTOS

Pese a la situación, los museos que bordean el Sena, como el Louvre y el Orsay, siguen abiertos. No obstante, ambos están listos para evacuar en caso de que sea necesario, como en 2016. Como medida preventiva, el nivel inferior del departamento de Artes del Islam del Louvre cerró sus puertas, pero el museo indicó que no prevé un cierre mayor.

En el puente del Alma, una estatua de un guerrero que sirve de referencia a los parisinos para medir las crecidas del río tenía el agua hasta la cintura.

Trece departamentos alrededor de la cuenca del Sena y el Saona estuvieron en alerta naranja. El jueves, en Villeneuve-Saint-Georges, uno de los suburbios más afectados, las aguas invadieron calles, forzando a las personas a desplazarse en pequeños botes de remos. Con un barco de motor, la brigada fluvial ayudó ayer a los habitantes a recuperar algunas pertenencias de sus casas inundadas. Alrededor de 150 habitantes pasaron la noche en gimnasios habilitados como albergues, según las autoridades.

El centro de meteorología nacional señaló que el periodo de diciembre a enero ha sido uno de los más lluviosos desde que comenzaron a recopilarse datos en 1900. El nivel de precipitaciones se ha multiplicado por dos en algunas regiones, incluida París, donde han caído 183 milímetros de lluvia desde el 1 de diciembre.