Los gobernantes deben procurar la prosperidad

18 julio 2017 | 21:43 hrs | Negro Cruz

Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra; Mas cuando domina el impío, el pueblo gime. Proverbios 29:2

El pasado fin de semana, leí con mucha atención una entrevista que el gran diario de México, El Universal, realizó al gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat, que a pesar de ser un hombre joven, ha sorteado con prudencia los obstáculos que se le han presentado a lo largo de su carrera como servidor público, ya sea en un gobierno estatal o en el gobierno federal.

En particular, me quiero referir a lo que me causó gran beneplácito, enterarme que Murat está impulsando un corredor transístmico que tiene como objetivo crear el ‘canal de Panamá’ mexicano, desde luego, quiero suponer que aunque es un proyecto federal por lo cuantioso de la inversión, cuenta con el visto bueno del gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, porque la idea es conectar el puerto de Coatzacoalcos con el de Salina Cruz, por medio de ultra modernas vías de comunicación.

Y la noticia me pone feliz por una sencilla razón: los hijos de Dios necesitamos de buenos gobernantes que procuren la bonanza, pero no una bonanza ficticia que venga con la entrega de cualquier tipo de insumos a través de los programas sociales (esto es bueno para aquellos que por alguna razón están imposibilitados de laborar), las mujeres y hombres plenitud física y mental, tienen la ilusión de conseguir una chamba para llevar el pan y la sal a su casa, con el sudor de su frente, como dictó Jehová.

Entiendo que nuestro país pasa por dificultades, pero es el momento de dejar atrás la desazón para entrar en una etapa de prosperidad y para ello es esencial una cosa: que los encargados de dirigir los destinos del pueblo se pongan de acuerdo, que dialoguen, que entiendan las leyes estipuladas en las Sagradas Escrituras.

No es en vano lo que digo, la Ley del Señor es para todos: el sabio, el entendido, el servidor público, el hijo, los padres, la mujer, el hombre, nadie queda fuera de sus designios, cuando esto entiendan los que mandan y no se envanezcan, las cosas mejorarán para todos.

Cuestión de revisar los que nos dice 1 Corintios 2:6-8, para saber la gravedad de lo que ocurre cuando nos apartamos de la prudencia y la sabiduría:

“Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen. Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria, la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria”.

Esperemos que lo anunciado por el gobernador Murat sea una obra que ayude a todos los habitantes del bello istmo de Tehuantepec, tanto por el lado de Veracruz, como por el de Oaxaca.

Enhorabuena para todos, estas son las acciones de gobierno que necesitamos.

*Esta es opinión personal del columnista