Los gandayas del deporte

29 marzo 2015 | 11:44 hrs |

Según mi diccionario Larousse, gandaya es: Vida holgazana y picara; en nuestro medio es la persona abusiva, aprovechada o hijo de la chingada en una palabra.

Hoy temprano, a las 6:30 horas hable con mi hermano Eleuterio y me dijo ¿viste lo del perro Aguayo? Sí, me pareció muy pésima la actuación del réferi, del ayudante Konan y la de sus rivales, igualmente del comisionado y del médico, lo acabaron de “desnucar” con la forma en que lo trataron; él dijo: sus rivales lo vieron sobre la cuerda indefenso y todavía lo agredieron al impedir que su compañero lo ayudara, se vieron muy gandayas, así hay hijos de la chingada en el deporte, cuando en el D.F. yo veía que uno de ellos estaba golpeando abusivamente al compañero de entrenamiento le decía al manager: “súbeme a mí, súbeme rápido a mí, y entonces sí, le tenía que bajar de huevos el cabrón abusivo”. Tello fue seleccionado nacional de box, estuvo en el centro olímpico nacional, ya profesional en Poza Rica fue nombrado: NOVATO DEL AÑO, PELEADOR ESTRELLA DEL AÑO, la comisión tenía como presidente a son Jesús Fajardo, hombre amante del box, honesto a carta cabal, especie en extinción, sobre todo ahora que en México domina la corrupción, mi hermano tenia técnica, fue entrenado por Nacho Beristáin, en el comité olímpico y como profesional, no triunfo por dos cosas:

Primero tenía la piel muy fina, fácilmente lo cortaban y segundo ya había terminado su carrera como médico veterinario y un día me dijo: “ya no quiero boxear, mira como me cortan” y a los 25 años se retiró del box.

Nacho Beristáin me conto “en una pelea de Mauricio Villegas, que fue campeón nacional de peso completo profesional, ante un rival se portó “débil”, su amigo íntimo, el excampeón mundial Gilberto Román (q.e.p.d.) le reprocho fuertemente ¿Por qué no lo seguiste golpeando? “me iba a ver muy gandaya”, en este deporte tienes que ser gandaya si no a la chingada, no sirves, le respondió furioso Román. ¿Usted qué piensa?, uno fue campeón mundial, el otro solo campeón nacional.

En Coatzintla me enteré de un caso en el futbol, un individuo como de 25 años de edad, 85 kilos de musculo, 190 cms. de estatura, le fracturo una pierna a un joven de 17-18 años de edad, 58 kilos de peso y como 168 cms. De estatura, el primero hasta en la selección de Poza Rica había jugado, el novato apenas empezaba en el deporte, otro verdadero gandaya del deporte.

Finalmente contare una que me paso, el futbol siempre fue mi pasión, desde niño, fui un jugador bueno a secas, como de 8, había de 9 y de 10, fui fuerte, nunca mal intencionado, nunca fracture a nadie ni me fracturaron, pero, en el estadio 18 de Marzo de Poza Rica me tuvieron que sacar cargando por una entrada que me hizo un jugador rival, me “clavo” los tacos en la nalga derecha, todavía tengo la cicatriz, como 25 años después, dicho jugador me pidió que lo disculpara por aquella entrada, “es que usted entraba bien fuerte doctor”, no hay problema nunca le retire el saludo ni lo odie. ¿Usted que gandayas conoce del deporte?

No olvidemos que también hay gandayas en la vida, el mayor ejemplo lo tenemos en los hijos de puta que cobran dinero que nosotros que nos partimos la madre trabajando, nunca veremos en nuestra vida, en cambio ellos se dan vida de reyes y todavía se dicen que “velan por el bienestar de la ciudadanía, hijos de puta, cínicos, sinvergüenzas, hijos de la chingada, como decía Jesús Martínez “palillo”, “que les metan un paraguas por el recto y que se los abran adentro”.