Los debates

20 abril 2018 | 11:04 hrs | | Gilberto Haaz Diez

Por Gilberto Haaz Diez

 

*Frase de un candidato a otro: “Usted ha traicionado hasta a los muertos”.
Camelot

Llega el primer debate entre los cuatro y ya sabes quién, candidatos a la presidencia de la República, buscan el asiento de la patria, el de Peña Nieto, el de la banda tricolor cruzada al pecho y, vivir en Los Pinos o Palacio, como aseguran algunos. Los debates suelen ser importantes, por lo que se tiran a la jeta y por las propuestas, que poco se saben porque van más por la yugular del contrario, en este caso contra el Ruso, que lidera y puntea, según encuesta del diario Reforma. Hay debates que quedaron marcados en el coco de los mexicanos. Golpes bajos y piquetes a los ojos se verán, sin duda. Aquel de Diego Fernández de Cevallos fue sublime, venció a los oponentes (Zedillo y Cárdenas) y de allí se perdió, bajó el ímpetu de ganador y la consigna sospechosa habló que fue negociado, entregar la presidencia por algo económico. Diego lo ha negado, pero hazle cambiar a la gente, eso fue en 1994, cuando triunfó Ernesto Zedillo and Procter and Gamble, para desgracia de Carlos Salinas, su promotor. La sede fue el Museo Tecnológico de la Comisión Federal de Electricidad, en el Bosque de Chapultepec y se transmitió en vivo por televisión. La moderadora fue Mayté Noriega (habían pensado en Carlos Fuentes o Jacobo Zabludovsky) El duelo de 98 minutos entre Ernesto Zedillo (PRI); Diego Fernández de Cevallos (PAN), y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano (PRD), se dio en medio de un ambiente tensionado por la firma del TLC, el levantamiento armado del EZLN y el asesinato de Luis Donaldo Colosio.

El OTRO DEBATE
En 2012 hubo otro debate. Los candidatos eran casi los mesmos, diría Minga. Ese debate lanzó a la fama a la edecán Julia Orayen que lució un escote de conejita de Playboy y se habló más de ella que de los mismos contendientes. Uno de ellos, Gabriel Quadri, fue captado yéndosele los ojos sobre el trasero y los pechos de la modelo, que pasaba las tarjetas del sorteo. A Quadri le salieron dos perrillas, al parecer se lo surtió su mujer esa noche misma. Él se defendía: ‘Vieja, la vista no paga impuestos’. Julia agradeció por siempre ese debate, pues de allí se fue a la fama. Playboy la contrató y lució su cuerpo escultural, en ropas menores. Un wow se escuchó entre los televidentes. Aquel vestido blanco entallado, jaló más que el mismo debate.

EL MÁS SONADO
El más famoso de todos, fue el de John F. Kennedy y Richard Nixon, aparecía la televisión americana para el primer debate. El del reinado de Camelot, JFK, lució totalmente palacio: guapo, sonriente, atildado, bien vestido, el traje sin arrugas. Nixon no quiso maquillarse, vistió un triste traje gris, se veía crudo como Calderón, y perdió. JFK cuidó su imagen a conciencia, tomó el sol para lucir un moreno envidiable y ganó. Era el primer debate político televisado de la historia. Fue similar en la radio y televisión y, lo que son las cosas, quienes lo oyeron por radio dieron ganador a Nixon, los que lo vieron en televisión no dudaron en la presentación de Kennedy, que esa noche anterior no tuvo amores furtivos, descansó toda la noche y se ejercitó para ello. Ese debate le dio la presidencia, sin duda.

Era un cara a cara en 1960.

Kennedy, más atractivo que el candidato republicano, dominaba mucho más este terreno. Se puede decir incluso que Nixon lo despreciaba y no perdió mucho tiempo en preparárselo, confiado como estaba en sus posibilidades. Su traje gris, que en una televisión en blanco y negro le hacía pasar desapercibido, y su negativa a que le maquillaran es probable que le jugaran una mala pasada en el subconsciente de los televidentes. Y a esto hay que sumar que el vicepresidente Nixon había estado recientemente hospitalizado por una operación en la rodilla, lo que le hacía sudar al andar y le daba un aspecto más cansado.

Nixon: «Confiad plenamente en vuestro productor de televisión» El propio Nixon, después de aquel debate en el que fue consciente de que había perdido las elecciones, dijo: «Confiad plenamente en vuestro productor de televisión, dejadle que os ponga maquillaje incluso si lo odiáis, que os diga como sentaros, cuales son vuestros mejores ángulos o qué hacer con vuestro cabello. A mí me desanima, detesto hacerlo, pero habiendo sido derrotado una vez por no hacerlo, nunca volví a cometer el mismo error».

Esperemos el domingo, a ver qué sucede

ESOS VUELOS DE NORTH Y SOUTH WEST
Un vuelo de Nueva York a Dallas, de la línea Southwest, le tronó un motor en pleno vuelo. Creó tal accidente que parte del motor pegó en la ventanilla de una pasajera, que fue succionada por el aire y por poco salía al espacio, la agarraron y evitaron que la succión se la llevara. Aunque luego murió por las heridas. Esos aviones y esos vuelos son muy conocidos, de bajos costos, algunos, los que vuelan de San Diego a Las Vegas, salen cada media hora para que los y las jugadoras de los tapetes de la ludopatía, lleguen a tiempo. Son tan económicos que no te asignan asiento, cómo llegues agarras sitio, no tienen aeromozas ni ayudantes. Pero son muy seguros porque tienen de pilotos a puro veterano de Vietnam, que bajan un avión hasta en una azotea. Los vuelos son muy seguros, cuando se sube a un avión hay que llevar siempre el cinturón de seguridad puesto, si la mujer lo lleva no la succiona. Y hacer caso a las recomendaciones del protocolo aeroportuario. En fin.

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista.