Los beneficios del sexo se ven al día siguiente

Un estudio usó diarios para demostrar cuál es la conexión entre el comportamiento sexual y el bienestar

4 agosto 2018 | 17:35 hrs | Kien y ke | Ellas


El sexo ha sido descrito en numerosas opiniones como uno de los grandes placeres de la vida, lo que está bien fundamentado, ya que su actividad no solo facilita a la salud física. Por ejemplo, alarga la vida y reduce el riesgo de padecer enfermedades de tipo cardiovascular. Además, según recientes estudios, también contribuye a la salud emocional de las personas.

Un estudio publicado en la revista especializada Emotion, realizado por Todd Kashdan y sus colegas de la Universidad George Mason usó diarios para demostrar cuál es la conexión entre el comportamiento sexual y el bienestar. La muestra se conformó a partir de 152 estudiantes a los que se les pidió hacer un seguimiento sobre sus conductas en el sexo, a partir de emociones y sentimientos, diariamente, por tres semanas.

El bienestar de las personas fue medido gracias a sus sentimientos positivos, estado de ánimo y qué tanto significado tenían sus vidas cada día. Se concluyó que la gente se sentía más feliz y encontraban más significado a sus vidas el día después de haber tenido cualquier clase de actividad sexual.

La conexión vista entre el bienestar y el sexo no está ligado a que tan satisfactorias son las relaciones o si lo hacían con sus parejas sentimentales. Sin embargo, esto no sucede al revés, la felicidad no conduce a tener mayor comportamiento sexual, lo que, según el estudio, demuestra que la conexión entre a la felicidad y el sexo está impuesto por este último aspecto.

Esto puede deberse a que los seres humanos tienen una primitiva necesidad de sentirse que pertenecen a algún grupo, es por eso que el contacto sexual es visto como aceptación comunicativa e inclusión social para aquellos con los que las personas intiman. “Hay algo profundo en alguien dando acceso a su propio cuerpo y aceptando el acceso a otro”, afirma el experto, según él, experimentar vulnerabilidad y aceptación puede ser una señal poderosa de inclusión que de hecho mejora la salud emocional.