Los agravios a Dante

19 diciembre 2017 | 9:21 hrs |

Por Gilberto Haaz Diez

*Padre, píntame el mundo en mi cuerpo. (Canto indígena de Dakota del Sur).
Camelot.

 

Ayer, mientras se comía en domingo familiar, Dante Alfonso Delgado Rannauro (Alvarado, Veracruz, 23 de diciembre de 1950), el gobernador del cuatrienio por la gracia de la dupla Gutiérrez Barrios y Salinas, soltó en su página de Facebook y de su ronco pecho un agravio que no se le puede olvidar. Los agravios cuando duelen no se olvidan. Te dejan marcado, como aquel reloj que marca las horas porque voy a enloquecer. Encarcelado por orden de Ernesto Zedillo, le dijo al expresidente el huevo y quién lo puso. Lo acusó de genocida, por lo de Acteal, y fue nota dominical. Bajo el título ‘¿Por qué me encarcelaron?’, señaló aquella frase célebre, la que creo inventaron los romanos, cuando se reñía con un adversario político y le amenazabas: “¿Destierro, encierro o entierro?”. Escoge cuál. Pues todos escogían destierro. A sus 21 años de ese encarcelamiento, ignoro si Dante en el trayecto de esos años se encontró alguna vez con Ernesto Zedillo and Procter and Gamble. Si lo encontraría, creo que poco podría hacer, aunque sí tiene físico para surtírselo, porque a los expresidentes en México los cuida el Estado Mayor Presidencial, aunque Ernestín tin tin rechazó la prima económica a la que tienen derecho los ex y que Fox pelea por ella y, si gana Andrés Manuel, seguro se las quita. Poquito después, le lanzaron a Dante por las redes aquella escena donde ’pendejea’ a un automovilista, que se negó a tomarle un volante de publicidad de Convergencia, y Dante, con pelo en ese tiempo, le grita con acento alvaradeño-cordobés: “¿Qué no te pareció? ¡Pendejo!”. Moles.

DELEGADOS FEDERALES
Los delegados federales son del presidente y del partido que gobierna. En todo el país. Así ha sido siempre, hasta en los 12 años de dos sexenios panistas, cuando Fox y Calderón se despacharon con la cuchara grande. Los suyos, primero. En tiempo que alumbró a un año panista veracruzano, y que un choleño que cabalgaba en campaña como Gengis Kan, vino a romper el récord que llevaban invictos los tricolores, por 14 mil años habían gobernado Veracruz, en ese día funesto para los priístas, los cargos comenzaron a ahuecar el ala. Una sacudida como temblor o Tsunami. Venían los suyos, los comanches que en son de guerra y con la cara pintada de azul, cobraban las afrentas. Unos fueron al cadalso, otros a la fuga, los mas a la banca, esa fría y lúgubre banca que da almorranas y en la soledad y sin las nóminas, uno quiere salir huyendo a que te canten la múcura está en el suelo y mamá no puedo con ella. Toco el tema porque hoy los delegados federales se reunirán para cantar la Rama, muy agradecidos, y cuentan que el ciudadano gobernador iría a verles y desearles felices fiestas. Y que a la hora de los votos que vienen, se ven las caras. Allí ya no hay apapachos. Veremos.

NIÑOS HOSPITAL (MINERVA JUNCO)
Ayer domingo, por asuntos de los quebrantos, un niño de casa hogar la Concordia se puso malito. Me avisaron y más rápido que saeta llamé a la doctora Minerva Junco, para pedirle fuera atendido. Así fue, con la complacencia y atención de la doctora Minerva, se internó y fue lo mejor que se pudo hacer, pues traía una neumonía viral y, si se tardaba dos días estaba en peligro. El niño es Gabriel Reyes Gonzales, de 8 años. Los fríos hacen que se padezcan enfermedades respiratorias. Pero está en buenas manos. Tiene ese hospital regional de Rio Blanco, calidad suprema, todos los ISO del mundo y cuenta con médicos especializados, medicamentos y atención buena. Fui hoy por la mañana a darle su vuelta y agradecerle a la doctora Junco las atenciones y cuidados. Gracias, Minerva.

LAPICERO
Cierta vez recogí un escrito de una entrevista a un alguien, a un niño que grande lo contó con sinceridad y nostalgia, al paso de los años, lo guardaba en su mente como si fuese sido ayer. Una historia que hubiera ‘volvido’, diría Peña. Contó el niño que su padre lo llevó a un juego de béisbol, habrá sido en el Yankee Stadium o alguno de esos estadios señeros. Adoraba y amaba a un pelotero. Algo pasó que cuando salían del estadio, media hora después, se encontró a ese jugador en la puerta, donde abordaría su auto. El niño se lanzó sobre él y le pidió un autógrafo. Le dijo el pelotero que con gusto, que sacara el lápiz y papel. No llevaba lápiz. ‘No tienes lápiz, no tienes autógrafo’, le dijo. No tuvo su autógrafo. Contó tiempo después, ya grande, que jamás en la vida volvió a salir de su casa sin un lapicero. Lo llevó por siempre y para siempre. No le volvería a ocurrir esa fea historia.

ESPAÑA FUERA DEL MUNDIAL
España pende de una tablita de salvación. Uno de los cinco equipos favoritos para hacerse de la Copa del Mundo, la FIFA lo tiene casi con tarjeta roja. Sucede que el gobierno de Rajoy metió las manos para que el presidente de la Federación Española, que fue expulsado por tentón, se reiniciara de nuevo la elección en segunda vuelta para que, sacando Rajoy el priísta que todos llevan dentro, pudiera ubicarlo de nuevo en el cargo con votación nueva, donde habría ratones locos, urnas embarazadas y carruseles. El máximo organismo le dijo que no mammy blue, que eso sí que no lo permitirían, y si lo permiten, España queda fuera del Mundial. No pasará nada, cortarán la cabeza de este hombre, Ángel María Villar, como hicieron con la de Puidgemont (Pokemon) y nada pasará. Irán a Rusia y bailarán con Putin el Kasachov. Y buscarán pelea. Con la FIFA nadie puede. Una vez por un cachirul a México lo dejaron fuera de un Mundial. Así nomás.

www.gilbertohaazdiez.com