Los 400 Pueblos

5 julio 2016 | 9:42 hrs | | Gilberto Haaz Diez

Por Gilberto Haaz Diez

*La probabilidad de hacer mal se encuentra cien veces al día; la de hacer bien una vez al año.
Camelot.

 

Hay en Veracruz protestas que se han dado, miles, cientas, pero sorprende que unos macuarros llamados 400 Pueblos, que deben ser la peor ralea sobre la tierra, ahora aparezcan sospechosamente por nuestros lares, primero en una tabiquiza y gritos en contra del gobernador electo y el presidente del PAN nacional y el picudo Creel, la cosa no pasó a mayores porque Dios no lo quiso, pero a punto estuvo de terminar en tragedia. Días después se fueron a la Procuraduría de Fisculín y, en el peor de los escenarios, ataron a mujeres desnudas a un árbol. Y todavía hay quien hable bien de ellos. Increíble. Son lo peor que se le pudo acercar al PRI, pues uno de ellos, diputado, Marco del Angel Arroyo, hijo del agitador César del Angel, salió en defensa de las agresiones. Pobre PRI, tan lejos de los votantes y con este pelafustán saliendo a hablar a su nombre. Por eso perdieron las elecciones, por eso los votantes les dieron las espaldas. Agreden a las mujeres en su integridad, al desnudarlas y exhibirlas públicamente como protestas sociales. Si Osorio Chong cortó cartucho contra la CNTE, como dice metafóricamente la revista Proceso, Javier Duarte debe corretearlos, alejarlos de este bello Veracruz, no nos merecemos a esta pandilla, denigran a Veracruz, nos denigran a todos, y a las mujeres, sin duda. Son pura mala calaña, si es que hubiera buena. Pobre de nosotros.

 

ESA ISLANDIA
La Eurocopa de selecciones nos llevó a conocer a un extraordinario país, Islandia. 22 jugadores dirigidos por un dentista hicieron la hombrada de llegar casi a semifinales. Se encontraron a Francia y ahí acabó el sueño. Pero les conocimos y les admiramos. Eliminaron a la soberbia Inglaterra y eso los catapultó al paraíso. Es un país de 300 y pico mil habitantes, Orizaba y Córdoba juntas, y el día contra Inglaterra que tenían elecciones llevaron las urnas a Francia porque allá andaba todo el pueblo-país, unos dentro del estadio, otros afuera en los bares de copas. El grito Vikingo impresionó al mundo. En el estadio parisino de St. Denis los trataron como si hubieran ganado la Copa del Mundo. Las palmas a sus héroes inundan las redes sociales. Fueron un ejemplo. Un solo jugador francés gana todo lo que gana el equipo al año. Ese país tiene el cuarto sitio de mejor calidad de vida, según la ONU, al ser tan pocos. El escritor Juan Villoro los definió muy bien: “Islandia eliminó a Inglaterra de la Eurocopa 2016 y dejó a la afición con la boca abierta, algo lógico para un equipo entrenado por un dentista. Previamente, el egregio Cristiano Ronaldo había criticado a los islandeses por celebrar el empate ante Portugal. Seguramente ignoraba que en ese país hay más volcanes (130) que futbolistas (120). Para el devorador de trofeos mejor depilado del planeta, una igualada es una derrota; en cambio, para las huestes del dentista Heimir Hallgrímsson cada minuto de supervivencia es un logro mayúsculo”.

En Islandia aparecen registrados unos cien futbolistas profesionales federados; del fútbol viven unos cuarenta. El entrenador tiene que trabajar como dentista, porque no hay sueldos para ese oficio. Dieron una lección al mundo, sin estrellas se ganaron la admiración y el corazón de los aficionados, hasta los parisinos y franceses les hicieron su rito de palmadas.

 

EL RETORNO DE LAYUN
El cordobés, Miguel Arturo Layún Prado (25 de junio de 1988 (edad 28), es un futbolista todoterreno. Nada se le dio fácil. Recuerdo una plática hace años con su señor padre, en el estadio de los Tiburones Rojos, cuando allí bregaba y daba sus pininos futbolísticos. Luego pasó al América y su camino fue de andar, de esos caminantes que hacen el camino, según Machado. Mas tardecito se fue a Europa y allí anda, ahora en el Oporto de Portugal, la segunda ciudad más importante después de Lisboa antigua y señorial, donde hacen buen vino (Dice el refrán popular que «Lisboa se divierte, Coimbra canta, Braga reza y Oporto trabaja». En la Selección Mexicana han dado buenos triunfos y un gran descalabro, que a él, para la desgracia de muchos y satisfacción de chilenos, le tocó ese día alinear, cuando el tonto entrenador, perdonado por los infieles, y otros inútiles tontos de la Federación Mexicana de Futbol, una Mafia controlada por Televisa, decidió que ese juego se perdiera con humillación. Pero Layún se salva, es un profesional y se le ve corriendo sin cesar, hombre de buenos principios y de buena familia cordobesa, llegó a esta tierra y creó, según los diarios de la región, una Fundación para impulsar el desarrollo deportivo y educativo de la niñez y juventud cordobesa, de donde son sus raíces. Bienvenida esa postura. Habla bien de Miguel Layún, que sigan los éxitos y que, cuando juegue con la Selección, jueguen cómo saben, no le hagan caso al sonso entrenador, que sólo enreda las cosas como queso gruyer.

 

NIÑOS TZONCOLCO
El maestro David Manuel Merino Galindo, de la Telesecundaria del tercer grado de la comunidad indígena de Tzoncolco, llegó hace poco pidiendo un apoyo, requerían una unidad que los llevara a Volcanic Park, en Ciudad Serdán, la tierra de Gustavo Diaz Ordaz, presidente de México, el del 68, un antes y después. Es un viaje de graduación, la Generación 2013-2016, niños y niñas partieron contentos el sábado pasado, vistos en Facebook. Bien por ellos, Tzoncolco es una comunidad indígena, donde niños y niñas, hombres y mujeres se esfuerzan por tenerlos en los conocimientos del saber. Algunos de ellos son primeros lugares estatales en conocimiento. Es un orgullo poder ayudarles.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com