Lo que debes saber sobre la fimosis o problemas de prepucio apretado

Es una condición que debe tratarse, especialmente si se da después de la adolescencia

Foto: mirnatherapeutics.com
18 enero 2020 | 14:28 hrs | Por: Brenda Colón Navar / Soy Carmín | Vida y estilo


México.- En cuanto a lo que respecta el tema de la sexualidad masculina, los hombres también tienen muchas cosas que pueden causarles dudas, inseguridades, incomodidades y hasta dolor, la fimosis está en ese grupo de condiciones que muchos viven pero pocos hablan.

Lo que pasa es que en lo que refiere a la salud del pene, hay mucho más que todo lo que conlleva las erecciones, las eyaculaciones y la capacidad de reproducción. En el caso de la fimosis o problemas de prepucio apretado, es una condición que debe tratarse, especialmente si se da después de la adolescencia.

Foto: isalud.com

¿QUÉ ES LA FIMOSIS O LOS PROBLEMAS DEL PREPUCIO APRETADO?
La fimosis es una afección del pene que no ha sido circuncidado y provoca que no pueda retraerse el prepucio, de manera que provoca molestias al orinar y al tener erecciones. Recordemos que estas no solo se dan cuando hay relaciones sexuales, sino también de una forma natural por las noches o las mañanas.

La buena noticia es que no es una condición grave y bastará con acudir al urólogo para realizar el tratamiento adecuado sin cirugía. La fimosis o problemas de prepucio apretado también pueden provocar inflamación en la zona.

Luego de analizar diversos casos de fimosis o prepucio apretado, los médicos especialistas han determinado que se trata de una condición congénita, fimosis fisiológica. El paso de los años provoca que la piel se afloje, particularmente cuando se acerca la adolescencia.

Ketan Bhatt, médico general, charló con la revista Men’s Health sobre el tema y señaló que la mayoría de los niños tienen prepucios retráctiles a la edad de los 10 años y que hasta el 95% de ellos cuando llegan a los 17 años.

Foto: laopinion.com

¿Has pasado ese rango de edad? Entonces sí puedes considerarle un problema y deberás tratarle con el médico especialista. Esta modalidad ya se conoce como fimosis patológica y deriva de condiciones como infección o inflamación en la zona, algunas pueden ser la balantis, la balanopostitis, enfermedades de transmisión sexual y otros.

La fimosis o prepucio apretado, puede darse a conocer por síntomas, aunque también puede haber ausencia de los mismos. Inflamación, enrojecimiento y sensibilidad son algunas de las señales de alerta, incluso molestias en el sexo. El uso de condón y lubricante pueden ser de gran ayuda.

Lo que debes de cuidar es que no se provoque parafimosis, condición donde al contrario, el prepucio se retrae y no puede volver a su posición original, por ello la cabeza del pene se inflama y se considera emergencia médica.

Foto: onsalus.com

Evita automedicar, lo mejor será acudir al urólogo para tratar la condición y resolverla en poco tiempo.

Con información de Soy Carmín