Lo que debes comer para tener un corazón sano y fuerte

La nutrición es lo básico para mantener una buena calidad de vida

Foto: Elpaís
22 junio 2019 | 22:52 hrs | T13 | Vida y estilo

Todos sabemos la importancia de cuidar el músculo más importante del organismo, el corazón. No obstante, muchas veces nos olvidamos y las comidas “chatarras”, con exceso de sal o azúcar, aparecen.

Foto: elconfidencial

La base para conseguir que nuestro corazón este sano y fuerte es una buena alimentación y un buen estado físico, así evitamos enfermedades peligrosas. Además, no fumar, evitar el alcohol y hacer 180 minutos de ejercicios a la semana.

La nutricionista Catalina Miranda nos cuenta cuáles son los alimentos que sí o sí deben estar incluidos en nuestra dieta para cuidar la salud de nuestro corazón.

Cuida tu corazón
La dieta ideal es la mediterránea. «Seguir sus directrices que orientan a la calidad de la dieta y la frecuencia de consumir alimentos. Poniendo énfasis en los antioxidantes, frutas, verduras, frutos secos, pescados, aceite de oliva, legumbres, lácteos descremados y comidas caseras, en general a base de verduras. Además, consumir poca sal, grasas saturadas y carnes rojas», dice Catalina Miranda.

Seguir una dieta saludable es lo primordial para prevenir problemas a la salud, mejorando el colesterol, los triglicéridos y el corazón. La nutrición es lo básico para mantener una buena calidad de vida, y las frutas o verduras son uno de los alimentos más sanos. Llenos de vitaminas, minerales y fibras, pero ¿en qué aportan y qué otros alimentos pueden ayudar? Pon atención.

Manzanas: Contienen sustancias que actúan como antiinflamatorio natural y ayudan a prevenir coágulos de sangre. Además, contienen vitaminas y fibras, que ayudan a bajar el colesterol.

Foto: krissia.es

Aceite de oliva: Reduce la tensión arterial y equilibra los niveles de colesterol disminuyendo el LDL, así reduce el riesgo de enfermedades al corazón y seniles. Además, contiene grasas de buena calidad que mejoran la función cardíaca y el perfil de los lípidos en sangre.

Palta: Contiene vitaminas y sustancias que funcionan como antioxidantes y ayudan a proteger el corazón. Además, es rica en ácidos grasos monoinsaturados. La palta sirve mucho para el corazón, ya que contiene potasio.

Foto: crismona

Frutos secos: Contienen vitamina E y sustancias naturales que contribuyen a mantener equilibrados los niveles de colesterol. Además, ayudan a perder peso y a estar satisfecho por su alto contenido en fibra. Los frutos secos contiene grasas, proteínas y fibras saludables para el corazón. Las nueces es uno de los frutos más ricos en omega 3, una grasa que baja el riesgo cardiovascular y es antiinflamatoria.

Verduras verdes: Contienen ricas vitaminas, minerales, magnesio, fibras y son bajas en calorías. Sirve para la correcta contracción muscular, lo que potencia el buen funcionamiento del sistema cardíaco. Por su parte, la espinaca provoca una mejor retención de la memoria.

Avena: Contiene una fibra que ayuda a reducir el colesterol total y el LDL. Además, mantiene el sistema digestivo saludable.

Vino tinto: Es recomendable tomar un vaso al día. Ayuda al colesterol bueno a mantener limpia y flexible las arterias. Además, contiene antioxidantes que protegen y rejuvenecen las células, reparando los daños de venas y arterias, y evitando la formación de infartos.

Foto: recetarioonline

Salmón: Contiene ácidos grasos, omega 3, que protegen al corazón y mejoran la capacidad cardíaca durante la práctica de ejercicios. Además, mantiene el colesterol en niveles equilibrados, aumentando el colesterol bueno. El salmón es un potente antiinflamatorio que evita los infartos.

Tomates: Contienen vitamina C, antioxidantes licopeno y reducen el riesgo de enfermedades cardíacas, daños en la piel y ciertos tipos de cáncer. Además, mejoran la expansión de los vasos sanguíneos en las personas con enfermedades cardiovasculares, evitando formaciones de placas de colesterol.

Frutos rojos: Fresas, frambuesas, moras, arándanos. Son ricas en antioxidantes. Ayudan a cuidar la salud cardíaca. Mejora la circulación y limpia las venas. Además, regulan la tensión, el colesterol y son anticancerígenas. Las uvas y moras ayudan a prevenir ataques cardíacos. Las fresas y arándanos son importantes para el cerebro, el corazón y para combatir la inflamación.

Foto: As.com

Frutos verdes: Kiwi, pera, melones. Contienen ácidos fólicos de calcio, hierro, vitamina K y magnesio. Mejoran la digestión y el nivel de lípidos en la sangre.

Frutos morados: Ciruelas, uvas, pasas. Son los mejores para la salud cardíaca. Son digestivos, antioxidantes, anticancerígenos y reducen el colesterol.

Frutos claros: Plátano, duraznos. Contienen vitaminas, minerales y sustancias que promueven la buena salud para el corazón. Además, son ricos en potasio y ayudan a controlar el equilibrio de los líquidos y la correcta contracción muscular.

Naranjas: Contienen alto contenido en fibra que ayuda a eliminar el colesterol. Son ricas en potasio, vitaminas y antioxidantes. Además, reducen la presión arterial.

 

Foto: okdiario

Cebollas y ajos: Protegen al corazón y equilibran de buena manera el colesterol.

Chocolate negro (mínimo 70% cacao): Reduce la hipertensión y mejora la flexibilidad de los vasos sanguíneos. Contiene fibras vegetales y magnesio. Además, tiene menos riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca. El chocolate negro es muy rico en antioxidantes que protegen al sistema cardíaco.

Beterragas: Liberan unos componentes que agrandan las venas y permiten un mejor flujo sanguíneo. Además, ayudan a bajar la presión arterial en personas hipertensas.
Legumbres: Reducen el riesgo de muerte por enfermedades cardíacas y disminuyen la tensión arterial. Son bajas en grasa y ricas en proteínas vegetales y fibras, esta última elimina el colesterol del cuerpo.

 

Con información de T13.