Lluvia de goles: Rusia aplasta a Arabia Saudita en el partido inaugural 5-0

El anfitrión derrotó a la selección árabe después de la ceremonia de inauguración

14 junio 2018 | 12:00 hrs | Redacción / Infobae | Meta

Yuri Gazinskiy, Denis Cheryshev y Artem Dzyuba le dan la victoria al equipo ruso por 3-0 en el partido inaugural del Mundial en Luzhniki. Es el primero de los 64 encuentros para definir al próximo campeón.

La adrenalina dominó los primeros minutos de los 45′ iniciales del partido inaugural. Los rusos intentaron imponer su juego por sobre el de los dirigidos por Juan Antonio Pizzi. La banda izquierda fue la preferida de los locales por la que llegaron dos veces en menos de 10 minutos.

A los 11:38 minutos llegó el primer gol del Mundial.Tras un tiro de esquina fallido desde la izquierda se produjo una segunda jugada, Aleksandr Golovin tiró el centro y Yuri Gazinskiy conectó de cabeza. Nada pudo hacer Abdullah Al-Mayouf tras el remate cruzado.

A los 20 minutos, Rusia sufrió una baja importante en el equipo,el delantero Alan Dzagoev sintió un dolor en la parte trasera del muslo izquierdo y debió ser sustituido. La lesión podría dejarlo fuera de los próximos encuentros.

Arabia Saudita intentó responder con llegadas que no generaron gran peligro para el conjunto de Stanislav Cherchésov. Tiros lejanos y centros que no terminaron en el destino esperado fueron sus escasas armas de ataque.

A tres minutos del final del primer tiempo Rusia estiró el marcador y demostró la superioridad en goles. Denis Cheryshev, que entró por el lesionado Dzagoev, superó a dos rivales que estaban en el suelo y convirtió el primer gol de su carrera en la selección

El inicio del segundo tiempo se desarrolló de la misma forma que el primero, con Rusia dominando ante un Arabia Saudita que no puede jugar la pelota en limpio.

Recién a los 55 minutos se produjo la primera llegada de peligro del equipo asiático sobre el arco de Ígor Akinféyev, tras una buena jugada colectiva y un centro por la derecha que pasó muy cerca del segundo palo.

Con poco, Rusia se adueñó del partido. El cansancio y las falencias defensivas invitaron al conjunto local a atacar y distribuir el balón a lo largo del campo, hasta que a los 71 minutos Aleksandr Golovin volvió a asistir a un compañero para que defina de cabeza. Artem Dzyuba sentenció el encuentro a falta de 20 minutos para el cierre.

Cuando las cosas parecían definidas al minuto 91 con 20 segundos Denís Chéryshev anotó un golazo sobre los árabes.

Para cerrar con broche de oro y cuando todo parecía escrito Golovín cerró el encentro con un tiro libre que capitalizó en forma del quinto gol para la selección anfitriona