Líder norcoreano empieza 2017 con mayores ambiciones bélicas

Kim Jong-un anunció en el primer día de 2017 que el lanzamiento de prueba de misiles balísticos intercontinentales ha entrado en su etapa final de desarrollo

Foto: web
1 enero 2017 | 11:15 hrs | Agencia NTX

Seúl.- El máximo líder norcoreano Kim Jong-un anunció en el primer día de 2017 que el lanzamiento de prueba de misiles balísticos intercontinentales (ICBM, por sus siglas en inglés) ha entrado en su etapa final de desarrollo.

Kim dio a conocer sus ambiciones bélicas cuando la mayoría de países del planeta celebran el inicio del Año Nuevo 2017, a medida que trata de mejorar su capacidad nuclear y de misiles.

Corea del Norte ha seguido con el desarrollo y ensayo de misiles balísticos de mediano alcance e intercontinentales que pueden portar cabezas nucleares pese a las sanciones internacionales en su contra.

El Consejo de Seguridad de la ONU adoptó en el primer trimestre de 2016 sanciones más estrictas contra Corea del Norte, en respuesta a las pruebas de un dispositivo nuclear en enero y un cohete de largo alcance en febrero.

La ONU endureció más el aislamiento del gobierno de Pyongyang al incluir restricciones a las actividades bancarias, comerciales y de viajes de ese país.

En su discurso transmitido por la Estación Central de Televisión de Corea del Norte, Kim Jong-un también se refirió a su país como a una “potencia nuclear en el Este”, destacó la agencia surcoreana Yonhap.

Corea del Norte se convirtió en un país poderoso con armas nucleares el año pasado, estimulado por el éxito de las pruebas de bomba de hidrógeno y explosión de ojivas nucleares, ahora estamos en las fases finales de preparación del disparo de prueba de un ICBM, dijo el líder norcoreano.

El discurso de Kim se produjo en medio de especulaciones sobre la posibilidad de que Corea del Norte realice más pruebas en torno a sus aniversarios principales este año para estimular su unidad interna y mostrar su capacidad militar.

Corea del Norte llevó a cabo dos pruebas nucleares en 2016 tras las realizadas en 2006, 2009 y 2013.

También lanzó más de 20 misiles balísticos el año pasado, incluidos el Musudan de alcance intermedio y otros lanzados desde submarino.

Pyongyang ha reforzado sus esfuerzos para miniaturizar y diversificar sus armas nucleares con la meta de desarrollar un ICMB capaz de alcanzar territorio continental de Estados Unidos.

El 2017 es el sexto año del régimen de mano de hierro de Kim tras el fallecimiento repentino de su padre, Kim Jong-il, a finales de 2011.

Para Pyongyang, el año nuevo es un “momento oportuno”, ya que se cree que Seúl y Washington no podrán emprender acciones físicas o militares para disuadir sus aspiraciones nucleares debido a su situación política interna, dijo Thae, un exdiplomático norcoreano de alto rango que desertó al Sur a finales de julio.

Sin embargo, el mensaje de Kim no incluyó ningún comentario sobre la Administración entrante de Donald Trump, como presidente de Estados Unidos.

En tanto, Corea del Sur podría celebrar elecciones presidenciales antes de lo previsto este año, puesto que el Parlamento aprobó la moción del enjuiciamiento político de la presidenta Park Geun-hye por un presunto escándalo de corrupción que involucra a su confidente íntima Choi Soon-sil.

El Norte ha insistido en que su desarrollo de armas nucleares es una disuasión contra lo que califica de política hostil de Estados Unidos contra Pyongyang.

Corea del Norte y Corea del Sur permanecen técnicamente enfrentados desde la Guerra de Corea (1950-1953), que finalizó con un armisticio nunca reemplazado hasta hoy por un tratado de paz definitivo.