Libertad

7 abril 2016 | 19:55 hrs |

La vida nos lleva por diversos caminos que muchas veces no escogemos, son circunstanciales o resultados de actos no pensados pero que nos determina momentos importantes que recordar. Muchas veces no valoramos lo que tenemos porque consideramos que se dan en forma natural, otras sabemos que es el producto de nuestro esfuerzo y de nuestras acciones. Pero sin duda, cada día se tiene que vivir y enfrentar los restos que nos presente.

Acudí al palacio legislativo para atestiguar la inauguración una exposición pictórica y de manualidades muy especial: “Ayúdame a Volver a Volar”. Es una muestra singular de cuadros al óleo y de repujado. Sus autores son internos del Cereso de ‘Pacho Viejo’ y realizan el trabajo para obtener recursos económicos.

Esta labores promovida por la asociación civil, ‘Alas Rotas de Xalapa’, presidida por Raquel Guzmán Salazar quien explico que: “desde hace ocho años,  esta fundación  apoya a los internos del reclusorio de Pacho Viejo para comercializar cuadros al óleo y repujado. Vender los productos de los reclusos les ayuda para que obtengan recursos y puedan subsistir durante su proceso de reinserción a la sociedad”.

La libertad que nos proporciona la creación artística nunca tendrá rejas o barrotes de por medio. Mediante la creación, los y las internas pueden ‘volar’ a mundos mejores. Reflexionar sobre su pasado y saber qué hacer con el futuro.

El trabajo de promoción que hace la asociación civil es invaluable. Permite a los reclusos otras opciones de vida dentro de su encierro.

Recordemos a Juana de Asbaje que prefirió –voluntariamente- estar dentro de las paredes del convento y así poder crear y volar hasta nuestros días con su obra escrita.

A Josefa Murillo ‘La Alondra del Papaloapan’ quien durante el Siglo XIX nos regaló su obra que aún perdura. Ambas son muestra de libertad. Pueden o podemos encerrarnos físicamente, pero jamás perder nuestra libertad de pensar y crear.

Así como pugnamos por una educación artística sólida en nuestras escuelas, así también debemos pugnar porque en los Centros de Readaptación Social se les proporcione elementos de educación del arte. Escribir, pintar, actuar, modelar o hacer artesanía, que una forma sutil de acercarnos a la creación.

Durante la inauguración  la presidenta de esta asociación civil, Raquel Guzmán Garay invitó a la población de los municipios cercanos al penal a visitar la galería “Nueva Esperanza”, ubicada en la calle Ignacio Allende número 12, en Pacho Viejo, donde exhiben y venden artesanías y otros productos elaborados por las personas recluidas en el Cereso.

Con los recursos obtenidos por la compra y venta de los productos se adquieren medicamentos, ropa, alimentos y zapatos, entre otras cosas, que son entregados a mujeres y hombres reclusos y que realmente lo necesitan.

“Los internos sufren muchas carencias durante el proceso de reinserción social, por ello los ciudadanos en la medida de lo posible deberían apoyar estas causas y una manera de ayudarlos es comprando las artesanías que elaboran las y los internos”.

Por hoy es todo, ojalá puedan adquirir algún producto elaborado por las manos que buscan mediante la creación su libertad. Les deseo un excelente fin de semana y nos leemos en la próxima entrega.