Ley Mordaza a las redes sociales

18 diciembre 2017 | 13:57 hrs | | Miguel Ángel Cristiani

Por Miguel Ángel Cristiani

 

Aprovechando que la atención de los medios de comunicación se encontraba enfocada a otros polémicos asuntos como la llamada Ley de Seguridad Interior, los nombramientos del Sistema Nacional Anticorrupción y los respectivos titulares, los diputados federales acaban de aprobar lo que se conoce ya en las redes sociales como la Ley Mordaza y que en pocas palabras consiste en castigar a quien comunique “a través de cualquier medio tradicional o electrónico” la imputación a otra persona física o moral, de un hecho cierto o falso, determinado o indeterminado, que pueda causarle deshonra, descrédito, perjuicio o exponerlo al desprecio.

El dictamen con proyecto de decreto por el que se reforma la fracción 1 del artículo 1916 del Código Civil Federal, ya fue aprobado en el Congreso por los diputados, ahora nada más falta que lo haga también el Senado para que entre en vigor.

Pero que significa el hecho de que nuestros legisladores en el Congreso federal hayan decidido que era necesario agregar 8 palabras al referido Artículo 1916 del Código Civil, pues simple y sencillamente que si los senadores también lo aprueban, ahora ya no se podrá denunciar ningún acto de corrupción -sea cierto o falso- porque el funcionario aludido podrá demandar argumentando daño a su persona, descrédito, perjuicio y hasta por el simple hecho de exponerlo al desprecio de alguien, ¡Hágame usted el grandísimo favor!

Así las cosas, con esta genial propuesta, ahora no se podrán señalar actos de corrupción, como los de la famosísima casita blanca en Las Lomas, los sobornos de Obredesh o de los moches a funcionarios.

Tampoco se podrá seguir diciendo -como hasta ahora- que Javier Duarte encabezó el mayor saqueo a las arcas estatales en toda la historia de Veracruz.

Mucho menos se podrá afirmar que es el responsable de la crisis que estamos sufriendo todos los veracruzanos, bueno casi todos, porque sus socios, cuates y amigos, esos no padecen para nada, porque hasta de fuero e impunidad gozan.

Ni de chiste, se les vaya a ocurrir hacer un Meme del presidente Peña o compartirlo en las redes sociales, porque podrían acusarles de querer causarle deshonra o desprestigio, aunque bien ganado lo tenga.

Tampoco vayan a burlarse de la ex primera dama que vive como reina en Londres y pide que le devuelvan sus recuerditos embodegados en CÓRDOBA.

Igualmente los diputados federales y los locales -faltaba menos- que lograron desaparecer miles de millones de pesos mediante las empresas fantasmas, tampoco podrán ser mencionados por su nombre.

No hay que confundir el Derecho de Réplica, también recientemente aprobado, que consiste en la obligación de publicar en el mismo espacio lo que algún aludido considere que no es cierto.

La reforma al Artículo 1916 del Código Civil se refiere especialmente a que el que comunique por cualquier medio tradicional o electrónico -como son las redes sociales de internet- cualquier hecho no importa que sea cierto o falso pero que pueda causar daño a la impoluta imagen de nuestros gobernantes.

Así las cosas, en lo futuro tendremos que decir que nuestros admirables, honestos y capaces legisladores federales en la Cámara de Diputados -siguiendo el mandato ciudadano de sus electores- aprobaron los cambios al Código Civil, ahora habrá que esperar a que nuestros excelente, inteligentes y muy brillantes senadores, también los aprueben y se pueda empezar la ejercer la auto censura a su máxima expresión.