Lavaderos

21 marzo 2018 | 21:16 hrs | El Tlacuilo | Marcos Cruz Morales

DESDE EL REGISTRO DE PEPE YUNES

S√≠ le creemos a Am√©rico Z√ļ√Īiga cuando dice que van a enfrentar la campa√Īa ‚Äúcon propuestas e ideas‚ÄĚ, asegura que no le entraran a la guerra de lodo; la verdad esa es una estrategia inteligente, porque desde ahorita Morena y el oficialismo gubernamental ya se est√°n enfrascando en un enfrentamiento directo, as√≠ que el PRI ni siquiera tendr√° que meterse en medio del pleito.

Aunque eso no le garantiza al tricolor el triunfo, pero le ahorrar√° mucho desgaste y le da ciertas ventajas.

TIBUR√ďN A LA VISTA

Insistimos. Veracruz est√° a punto de quedarse sin deporte profesional; ya est√°n desplumados los Halcones de la U.V (basquetbol), y El √Āguila del Veracruz (Beisbol). Ahora por un a√Īejo pleito entre los Yunes y el equipo de Los Tiburones Rojos (anterior a Kuri); estamos a punto de quedarnos sin el Tibu¬ī.

El due√Īo Kuri, asegura que √©l y sus jugadores son acosados por el Gobierno del Estado: ‚ÄúMe persigue a m√≠ y a mis futbolistas. Siete jugadores est√°n siendo auditados por parte del gobierno local y cuatro de ellos tienen sus cuentas congeladas‚ÄĚ, as√≠ se quej√≥ en la Radio nacional.

Hasta ah√≠ se la creemos. Pero echarle la culpa del mal desempe√Īo de sus jugadores ya es exagerado; quesque¬ī por la preocupaci√≥n no juegan bien, si son profesionales, no parvulitos de K√≠nder.

DOS HORAS DE BALAZOS

Si no hubiera habido balazos de por medio, el evento acontecido en Jáltipan (tierra de la chogosta) sería para trabarnos de la risa.

Sucede que polic√≠as uniformados pensaron que sus compa√Īeritos ‚Äúencubiertos‚ÄĚ eran delincuentes; as√≠ que se liaron a balazos.

Los encubiertos perseguían a un taxista con cara de malo, pero en eso  “Llegaron los muchachos y a todos dieron pelea, como se creían muy machos empezó la balacera.

El saldo oficial: tres polic√≠as ‚Äúsecretos‚ÄĚ heridos de bala; eso est√° de pel√≠cula de Viruta y Capulina; a menos que los ‚Äúno uniformados‚ÄĚ anduvieran caminando chueco; si es as√≠, estar√≠a de pel√≠cula de p√°nico.

CHE, T√ö TAMBI√ČN TIENES TU HISTORIA

Hip√≥lito Rodr√≠guez eligi√≥ un mal momento para viajar a Argentina; El primer motivo es que a√ļn no termina de organizar al Ayuntamiento y hasta el Parque Ju√°rez se le inund√≥ por falta de mantenimiento; luego, recordemos que public√≥ a los cuatro vientos que llevar√≠a a cabo un gobierno austero, e ir a la tierra de Evita no es barato (aunque dicen que fue de gorra).

Para colmo eligi√≥ aceptar la invitaci√≥n en un momento en que est√°n a punto de iniciar las campa√Īas proselitistas. El c√≥ctel estall√≥ y le fueron colocadas m√ļltiples lonas de protesta en varios puntos de Xalapa.

‚Äú¬ŅQu√© culpa la estaca a si el sapo viene y se ensarta?‚ÄĚ

SARITA SE VA A LA CHINA

No salimos de una cuando ya hay en puerta otra; y es que los seguidores de Polo Rodr√≠guez, se ‚Äúencabronijaron‚ÄĚ por el balconazo de las mantas y enseguida buscaron no a qui√©n se las hizo, sino a quien se las pague; As√≠ que echaron de cabeza a la rectora Ladr√≥n.

Dicen que ya tiene listas sus maletas para irse el pr√≥ximo mes a la China, acompa√Īada de un sequito de m√°s de media docena de lambiscones‚Ķ perd√≥n, ‚Äúde funcionarios‚ÄĚ de la Universidad Veracruzana.

No, pues visto así Hipólito se portó muy mesurado.

El viaje ser√≠a el segundo que realizar√° Sarita a la Rep√ļblica Popular China, pues ya viaj√≥ en octubre del a√Īo pasado.

La comitiva de trashumantes estuvo conformada en ese viaje por m√°s de 16 acompa√Īantes y permanecieron 10 d√≠as.

Lo importante es -como dijo la rectora Ladrón- que con estos viajes se consolidan los vínculos académicos con prestigiadas Universidades de allá; cosa rete importante, ya podemos dormir tranquilos.

PARA CERRAR, UNA GOTA DE LITERATURA:

“El alcalde rio a carcajadas.

-Nadie puede venderle a usted ese burro, porque es de la comunidad, y si hay alguien bajo este cielo que tenga derechos sobre √©l es el alcalde del pueblo, y ese soy yo, a partir de las √ļltimas honradas elecciones. Soy yo el √ļnico que puede vender las propiedades de la comunidad. As√≠ lo ordena la Constituci√≥n de nuestra Rep√ļblica.

Comprendí que el alcalde tenía razón, aquel era un burro extraviado, y como nadie lo había reclamado, había pasado a ser propiedad del pueblo. ¡Qué tonto había sido yo en no pensar antes en eso!

Apunte: Después el gringo descubre que es un fraude y al reclamar su dinero, recibe por respuesta:

El no mostr√≥ ni la m√°s leve pena cuando dijo: -Est√° usted en lo justo, se√Īor, y tiene todo derecho a que se le restituya su dinero. Esos cinco pesos le pertenecen legalmente. Pero la verdad es que ya no se encuentran en la tesorer√≠a, se emplearon para hacer algunos gastos de la comunidad, ¬Ņsabe usted?

Gastos de la comunidad, ¡vaya! No había visto que se hiciera reparación o construcción alguna desde el día que pagué mis cinco pesos a la tesorería.

El alcalde se conmovió sin duda al ver los esfuerzos que hacía yo por comprender a qué gastos se refería.

Inocentemente y con una sonrisa infantil en los labios dijo:

-Ver√° usted, se√Īor. Yo necesitaba con urgencia una camisa y un pedazo de suela para huaraches, porque los otros ya no estaban en condiciones de ser usados por un alcalde.

Nada hab√≠a que oponer a sus razones. √Čl era alcalde, y como tal, ten√≠a que presentarse decentemente vestido, pues su presencia en harapos habr√≠a ido contra la dignidad de su puesto. Habr√≠a sido, realmente, una verg√ľenza para la comunidad a la cual yo tambi√©n pertenec√≠a.

As√≠ lo escribe B.Traven en el cuento titulado ‚ÄúDos Burros‚ÄĚ

*Esta es opinión personal del columnista