Lavaderos 

10 octubre 2017 | 16:49 hrs | El Tlacuilo

Fé de erratas

El Coordinador de Comunicación Social del Congreso, Sergio Melo, envió un extenso escrito en donde detalladamente explica que él área de la Dirección de Recursos Humanos no dijo lo que dijo. Corrigiéndoles la plana aclara que no han contratado más personal, y que la Legislatura no tiene ningún tinte partidista, sino que vive en una relación armónica, de pluralidad y democracia partidista. Se agradecen los datos.

Que no quede huella
Mi sabia abuela decía: “piensa mal y acertarás”, esperamos que a quien pasó el dato verdadero, que resultó ser falso, desde el área de control de personal de Recursos Humanos  del Congreso de Veracruz, con respecto a la contratación de personal no sufra represalias, tan solo-según entendí- por un error de redacción.

Zona inconforme
En la zona de Laguna Verde la población está “caliente”. Entre autopistas, ampliación del Puerto de Veracruz y la amenaza de Caballo Blanco sienten amenazada su flora, su fauna y su subsistencia. Es bueno el encaje, pero no tan ancho, la agresión contra los recursos materiales está todo lo que da.

Pueblo
Los lideres de la región cercana de Laguna Verde están dispuestos a responder ante la voz de un liderazgo. Una de sus quejas es que a su diputado local el “Papayo” ni siquiera lo conocen. El joven Daniel Olmos Barradas está muy lejos de sus electores, así lo platican, así lo escuchamos de manera directa, lo bueno es que otro diputado ya trae la vinculación y el respaldo.

Patriarcas
Los Olmos creen que la región es de su propiedad, su plan es que Papá Olmos sea candidato a diputado federal, el “Papayo” Olmos Barradas se reelija como diputado local y suponemos que el sobrino incómodo competirá para reina de la primavera. El feudalismo es más democrático que la manera de hacer política de los  emilianozapatenses amarillos.

Hay niveles
Es alentador escuchar a los liderazgos del pueblo cuyas ideas están muy alejadas de quienes succionan y engañan desde la cúpula del poder. Uno de ellos expresaba: “Sigo comiendo frijoles, pero nunca he vendido mis ideales, la dignidad no se vende”. Ahí les hablan Chelín, Vicente Benitez, del Castillo y toda esa caterva de mercaderes de su dignidad.

*Esta es opinión personal del columnista