Lavaderos

15 enero 2018 | 21:54 hrs | El Tlacuilo | Marcos Cruz Morales

Michelle para diputada

La ex sindica Michelle Servín anda apuntadaza para ser candidata a diputada local. Pues que aprovechen la oferta porque la ex directora del DIF municipal lleva ya más de siete años de trabajo en la ciudad; la respaldan las bases de su partido y está dispuesta a morirse en la raya para obtener la victoria. La lógica diría que tiene fácil la candidatura, pues está “palanca” tanto con el candidato a la gubernatura como con el presidente estatal de su partido; pero ya ve usted que en política nada es seguro, además de que las patadas y zancadillas están de oferta.

La culpa al más tontejo

Hay quienes hablan por el simple hecho de que dios le dio boca. Un botón de muestra es el diputado Sebastián Reyes Arellano (ex morenista y ahora panista), quién acusó a los medios de comunicación de magnifican la situación de inseguridad que atraviesa Veracruz, el chiste macabro se cuenta sólo.

Le ofrecemos una disculpa al diputado y corregimos la nota de los descuartizados de Xalapa. Versión para Reyes Arellano: “En la ciudad capital de Veracruz, fue abandonada una camioneta con restos cárnicos al parecer de unos hombres “bad”, poquitos. Cabe mencionar que la zona está arbolada y tiene muchas flores. Además nos anunció la SIOP que ya va a componer un pequeño bache que se encontró a unos metros de la camioneta”. Servido señor diputado.

De reacción retardada

Jorge Manzo Denes, ex candidato a la rectoría de la Universidad Veracruzano llora como niño lo que no supo defender como hombre. Revela en su Blog personal, a través de un artículo, las triquiñuelas que usó la Rectora Ladrón para reelegirse. Se queja de que le vieron la cara de… “inocente”; señala las irregularidades y trampas de la Junta de Gobierno, a quienes (da a entender) que doña Sarita los trae maiceados. Sean o no sean ciertas sus aseveraciones, ya no son los tiempos de lloriquear, ya pasó el proceso, y si no supo defenderse, que se aguante, porque el único que está quedando mal es él. Hasta podemos pensar que no le vieron la cara de inocente, sino que sí es rete… inocente ¿O no?

Yuawi, el hijo que todos quisieran tener

Hablando de campañas; Dante Delgado siempre se ha distinguido por saber elegir buena música para sus campañas; incluso Fidel Herrera se lo reconoció cuándo le ordenó al “Fogoso” escribir una canción como “esa que trae Dante”.

Pero esta vez, Delgado Rannauro sí que se voló la barda con el niño indígena Yuawi cantando “Movimiento Naranja”, la musiquita es la locura viral y ha sido motivo de innumerables memes y adaptaciones. Eso sí, es una lástima que un niño prole y carismático, represente a unos candidatos tan pirruris y antipáticos.

Master Dante

Al parecer la contratación del niño Yuawi es el único acierto que ha tenido últimamente Dante para generarse simpatías, pues todos sus seguidores cercanos están decepcionados de la manera que le dio las siglas de su partido al retoño de quién lo metió en la cárcel y le impidió despedirse de su padre en el lecho de muerte. Sin embargo deberían de aprenderle bien la lección al ex huésped de Pacho Viejo, les está dando una extraordinaria enseñanza de que la política es el arte de comer “sapos”, sin hacer gestos ¡Bravo maestro!

A propósito del tema ¿por dónde andará la ranita Méndez de la Luz? A quién le aplicaron la máxima de: “¿Qué culpa tiene la estaca, si la rana salta y se ensarta?”.

¡Payaso!

Quedó muy claro que a Chiquinando no le gustan las payasadas. Así que ordenó a los tradicionales payasitos del Malecón de Veracruz que se fueran a hacer su show a otro punto de la ciudad. Quedaron vedados para ellos también el Parque Zamora y el Zócalo. Los payasos se quejan de que solamente les permite el Ayuntamiento realizar sus payasadas a partir del asta bandera del bulevar Ávila Camacho, pero ahí no les cae suficiente dinero, porque pasa poca gente, así que cantan así: “Para él eres un pobre payasito, lo haces sonreír si triste está, escondes tu penar, en el fondo de ti, para que no te vean llorar”.

*Esta es opinión personal del columnista