Las urnas del terror

5 junio 2017 | 11:04 hrs | Ángel Álvaro Peña

La jornada electoral del 4 de junio tuvo como aviso de futuras irregularidades una ola de violencia en los lugares donde se llevarían a cabo elecciones.

Esto podría ser un adelanto de lo que viene en 2018 en todo el país.

Si los mismos grupos que trataron de ahuyentar a la población de las urnas actúan en 2018, estos intentos podrán tener fatales consecuencias en más de un lugar del país.

Pero más allá de incidentes, desapariciones de militantes de la oposición, votos comprados, está la postura de Miguel Ángel Yunes, quien pareciera saber que las elecciones en el estado que gobierna le serían favorables a su partido desde días antes de la jornada.

De otra manera no se hubiera atrevido a manipular a los líderes estatales del PAN y del PRD para proponerlo como candidato a la Presidencia de la República.

Así, al mismo tiempo que se promovía, sellaba la alianza electoral de ambos partidos para 2018, como si se tratara de un diseño propio y no producto de las circunstancias políticas del país.

De esta manera los resultados electorales en Veracruz fueron sorpresivos debido a que se esperaba mayor participación ciudadana movida por el sorpresivo avance de Morena en las elecciones del año pasado.

Para el partido en el poder en Veracruz, es decir, la dupla PAN-PRD, pareciera haber sido muy fácil quedarse con más de la mitad de los 212 municipios de la entidad, a pesar de que el trabajo de Miguel Ángel Yunes Linares ha dejado mucho que desear. Sobre todo porque no ha podido cumplir de manera aproximada siquiera, con las promesas de campaña, que tienen como principal estrategia la detención de Javier Duarte y todos sus cómplices, quienes parecieran gozar de fuero e impunidad.

En Veracruz fue tan sorpresiva la victoria del PAN-PRD como la derrota de Morena, que no llegó a una veintena de municipios. Debe tomarse en cuenta dos factores a favor de morena, el primero que de esos 20 municipios que puede llegar a ganar, la mayoría son importantes en la densidad de población y concentración de producción.

Otro factor que debe evaluarse es que a pesar de que apenas cuenta con escasos cuatro años en las lides electorales, Morena haya llegado tan lejos.

Nueva Alianza, se lleva igual cantidad de ayuntamientos en Veracruz.

Sin duda los resultados de las elecciones en Veracruz representan un voto de confianza al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, pero, al mismo tiempo, una presión para que acelere el paso en la búsqueda del cumplimiento de sus compromisos de campaña.

No es imposible concretar los compromisos de campaña, el problema es el poco tiempo con el que cuenta, porque el gobernador veracruzano acaba de cumplir la cuarta parte de su mandato y por mucho apoyo popular que tenga deberá aguardar y respetar los tiempos de la justicia que son muy lentos, según puede constatarse con la detención del ex gobernador Javier Duarte, quien todavía no ha pisado suelo mexicano desde su detención en Guatemala.

Una vez que los veracruzanos vean en terreno mexicano al ex gobernador, bien pueden volcarse en favor de la candidatura de Yunes Linares a la Presidencia de la República o simplemente presionar para que el resto de los ladrones sean desaforados, en algunos casos, y luego encarcelados.

A pesar de que el triunfo electoral es un verdadero espaldarazo a Yunes Linares, su responsabilidad es mayor, si se toma en cuenta que le faltan escasos 18 meses para gobernar y cumplirle a los veracruzanos su promesas de campaña.

El factor Morena, que parecía el principal obstáculo para que Yunes llegue a la precandidatura, por lo menos, está sorteado. Ahora será necesario que en menos de año y medio pueda alcanzar medianamente las metas propuestas, sabemos que tiene en contra el tiempo, pero también sabemos que este triunfo electoral le valdrá de mucho dentro y fuera de la alta clase política.

Pero en Veracruz parece consolidarse un problema grave, que es la inseguridad. Los muertos a lo largo y ancho del estado pudieran ser mensajes para que el propio gobernador tome sus precauciones o simplemente para que no deje de tomar en cuenta un factor determinante en la paz social de Veracruz que es el combate al crimen organizado, que pareciera en ese estado se organiza cada día más y mejor. CORRE y PEGA.- El ex gobernador de Quintana Roo, Roberto Borge fue detenido en Panamá, así lo informó la PGR, que indicó que la detención se llevó a cabo cuando el ex mandatario se encontraba a punto de abordar un avión. Lo curioso es que dicha detención se lleva a cabo una vez que pasaron las elecciones, como si se tratara de consolidar un triunfo electoral que se encuentra frágil y necesita legitimarse con hechos extraelectorales, o bien como si lo que se quisiera fuera dar un aviso a los ex gobernadores del tricolor, que su tiempo de fuero e impunidad terminó… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

Dudas y comentarios, escríbenos a:

angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad 

*Esta es opinión personal del columnista