Las ratas

7 abril 2017 | 17:15 hrs | Virgina Durán Campollo

Una a una la ratas empiezan a enjaularse. Las dan a cuenta gotas, pero ahí van. Un respiro para la población, exigente de justicia. Son ratas, lo más parecido al animalito depredador. Acumulan a lo estúpido. Es sorprendente pensar como apilan objetos valiosos; bolsas de papel  y cajas de cartón con cientos de miles de pesos, autos, animales y cualquier otro objeto valioso. Se rodean de objetos de arte, que no aprecian pues no hay cultura. Es solo soberbia.  Les da placer. Su vista se regodea  con el  acumulado, convertido  en basura por falta de uso.  De orígenes muy humildes, la mayoría pasó de ser   “el gato, del gato, del gato”, a tener fortunas incalculables. Sus sentidos extraviados, solo miran el futuro lleno de placeres. Su ignorancia, no les permite ver su realidad. Los ladrones algún día pagan lo que se llevaron y más si por su proceder, empobrecieron a cientos de miles. *** Se les llama nuevos ricos. Sus excentricidades, son de muy mal gusto. Así  Gina Domínguez acudía de compras a los centros comerciales,   con cuatro guaruras cargándole las bolsas y ella en pants, con zapatillas de tacón dorado. La mujer del prófugo  Carlos Aguirre-  la primera esposa tiene un historia macabra- iba en pijama al tianguis y desde el auto, le gritaba al chofer las compras. Los cuatro autos que enviaban por los hijos de Duarte a la escuela- donde los padres de familia descansaron el día que se fueron-  era un despliegue prepotente. Los prófugos mismos, se desplazaban en convoyes impresionantes parecidos al del presidente Peña, que es decir mucho.  No le ganaban en dicha patanería,  al “naco” de Arturo Bermúdez que llevaba más nutrido grupo, que el mismo mandatario. Pero nada le decían, a Arturito el millonario…uno de los preferidos. **** Los parias de Veracruz nunca se olvidarán. Quienes llegaron sin nada y hoy ostentan riquezas impresionantes: Jorge Carvallo, Erick Lagos, Adolfo Mota, Gabriel Deántes, Carlos Aguirre, , Juan Manuel del Castillo, Elizabeth Morales, Erika Ayala, Carolina Gudiño, ,  Adolfo Mota, y otros que aún se pasean en la impunidad. Resulta que son pocos-aunque muy gordos- los delincuentes en la cárcel, cuando faltan como 297 de los 300 infractores que se contemplan en el inmediato. Sin contar con las redes de la delincuencia organizada, en todos los institutos de gobierno, que aún están ahí y no precisamente escondidos por los rincones. Son cínicos mayores como  Antonio Gómez  Pelegrin, el último secretario de finanzas, que invirtió la mayoría que saqueó en la ampliación  del Colegio “SAGESSE”. De una  elemental escuela de preescolar, se convirtió en un campus de maternal, preescolar, prefirst, primaria y secundaria. La dueña es su hija, que utilizaba para la extensión del  edificio 100 personas  que trabajaban las 24 horas del día. En ese momento su papi, era el hombre fuerte de SEFIPLAN. A su salida la edificación se paró y al parecer solo funcionan sus canchas de tenis, foot-ball y basket. Y Pelegrin, se pasea orondo por las plazas comerciales de la capital. ¡Cosas veredes!*** Demuestra el gobierno federal  con la asignación de Elizabeth Morales a la Delegación del ISSSTE, que no tienen compromiso con la ciudadanía en el combate a la corrupción. Corrupta e inmoral, ELMO es la figura más fiel de lo que no se debe repetir en los funcionarios públicos. Sabe un carajo de salud y a lo que va no es a tratar de transparentar sino de usar el jugoso puesto, para su peculio y darle a sus candidatos dinero, para sus campaña. Está frita. Pero más los veracruzanos, que seguirán padeciendo los grandes rezagos del sector salud del estado. *** Que la fortuna en cash de Carlos Aguirre, hay que buscarla en la casa de sus padres, aseguran.*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.

*Esta es opinión personal del columnista