Las leyes bananeras

18 agosto 2017 | 9:31 hrs | Javier Roldán Dávila

A los jueces de la justicia bananera les gusta el licuado de plátano…sin huevos

En la semana que concluye, nos enteramos que los abogados privados que contrató Joaquín Guzmán Loera ‘El Chapo’ en Estados Unidos, tienen el riesgo de no cobrar sus honorarios porque un juez no les dio las garantías para ello, la razón: si se comprueba la presunción de que la fortuna del capo es ilegal, el dinero no puede utilizarse para el pago a los defensores.

Retomamos el asunto, porque ya en una reflexión anterior, comentamos que los criminales de alto impacto en nuestro país, tienen la posibilidad de contratar carísimos bufetes, para que con una serie de artimañas, apegadas a derecho (faltaba más), los liberen en un plazo corto y con ello, puedan disfrutar los bienes mal habidos…en términos prácticos, acaban siendo socios.

Este dato marca la diferencia entre un Estado Nación que se fundamenta en el respeto a las leyes y otro que sólo busca que las mentadas elites del poder, puedan despacharse con la ‘cuchara grande’ y gozar de absoluta impunidad.

El caso Odebrecht es un paradigma trágico: mientras en muchos países de América Latina ya se ha sentenciado a los involucrados, en México, el gobierno del presidente Peña busca ‘congelar’ el asunto.

De acuerdo a santa Wikipedia.org: “República bananera es un término peyorativo para un país que sea considerado como políticamente inestable, empobrecido y atrasado (…)”

No hay discurso que sirva para un carajo, la realidad nos pone en nuestra real dimensión.

*Esta es opinión personal del columnista