La vegetación verde florece en el borde del río de un cañón serpenteante en Utah. Foto: National Geographic