La terrorífica casa de los caníbales: profanaban tumbas para comerse los cadáveres

Uno de los responsables se entregó a la policía. Se presentó ante las autoridades con una pierna y una mano como pruebas de su canibalismo

22 agosto 2017 | 8:57 hrs | Infobae

Me entrego porque estoy cansado de comer carne humana“. Esa fue la confesión que realizó un hombre al presentarse ante el Destacamento de Policía y reconocer uno de los delitos que había estado cometiendo en los últimos años. La admisión dejó boquiabiertos a los oficiales que lo escucharon en el departamento de Estcourt, al noreste de Durban, en Sudáfrica.

Pero eso no fue todo. Ante las autoridades se presentó no sólo con esa frase. Consigo llevaba una pierna y una mano perteneciente a un cadáver en descomposición. Era la prueba que decidió exponer para autoincriminarse. Y que le creyeran.

La casa donde vivían los caníbales. Sudáfrica está conmovida por el descubrimiento (Dasen Thathiah)

La casa donde vivían los caníbales. Sudáfrica está conmovida por el descubrimiento (Dasen Thathiah)

Del cementerio de Estcourt habrían sacado cuerpos para comerse. Entre los detenidos hay un sanador (Dasen Thathiah)

Del cementerio de Estcourt habrían sacado cuerpos para comerse. Entre los detenidos hay un sanador (Dasen Thathiah)

De inmediato, los oficiales lo rodearon y le ordenaron que lo llevaran a su vivienda en Rensburgdrift, donde hallaron más restos humanos. En el interior de la propiedad había otros tres hombres que fueron detenidos bajo el mismo horroroso delito. Entre ellos se encontraba un tradicional sanador, quien formaba parte de los ritos alimenticios, según consignó ENCA.

La vocera de la Fiscalía NacionalNatasha Ramkisson-Kara indicó que los cuatro hombres deberán presentarse ante la corte de Estcourt la próxima semana donde pedirán libertad bajo fianza. Ayer, en la Corte de Magistrados escucharon los cargos por violación, asesinato de una mujer a quien luego comieron. La fianza estará por verse.

Los policías también sospechan que los partícipes estuvieron involucrados en la profanación de tumbas en el cementerio local. Los cuerpos habrían sido devorados. Sin embargo, en Sudáfrica el canibalismo no está considerado un crimen. Sólo podrían ser acusados de tener restos humanos sin permiso, según consignó Sunday Times.