La temperatura en la que debes usar tu plancha sin que dañe tu cabello

Creemos que el cabello grueso tolera todo. Pero no; tenemos que protegerlo utilizando la temperatura correcta

16 marzo 2018 | 11:18 hrs | Actitud Fem | Ellas

Cuando nos alaciamos el cabello solemos pensar que mientras la plancha esté caliente, el trabajo ya está hecho, ¿verdad? Bueno, sí y no.

Si tu plancha está caliente, entonces sí, dejará liso tu cabello. Y si está muy fría, debes pasar por las mismas secciones de cabello una y otra vez. Eso significa que vas a dañarlo por el calor constante y se verá sin vida.

Por otro lado, si subes la temperatura, las cosas pueden ponerse realmente feas, porque puedes quemar tu pelo. De hecho, una vez que alcanzas los 420º Fahrenheit (215 grados centígrados), todo va cuesta abajo. En este nivel de calor, la queratina en el cabello comienza a derretirse y esto no se puede reparar con ninguna cantidad de acondicionador. El efecto: puntas abiertas.

Afortunadamente, hay una temperatura que es la correcta.

Según los investigadores, esa temperatura es exactamente 365º Fahrenheit (185 grados centígrados). Esta temperatura tiene muchos beneficios: ayuda a que tu cabello retenga la humedad, sella fácilmente la cutícula y te permite lograr el mejor estilo en la menor cantidad de “pasadas”. En general, 185 grados Celcius es la clave para un cabello liso, brillante y resistente a la humedad.

Sin embargo, también debes tomar en cuenta tu tipo de cabello para elegir la temperatura. Los expertos en cabello de Termix, recomiendan las siguientes temperaturas.

Cabello fino y frágil: Temperatura 120º – 150º Fahrenheit (48 a 65 grados centígrados).

El pelo rizado y los afros son muy sensibles. En estos casos, comienza a probar a 120ºF pero nunca superes los 150º.

Cabello fino y fuerte: Temperatura 150º – 180º Fahrenheit (65 a 82 grados centígrados).

Si tu cabello está saludable, puedes usar planchas sin problemas, siempre que puedas regular la temperatura para evitar daños. En tu caso, comienza a intentar 150ºF pero sin exceder 180ºF.

Cabello normal y frágil: Temperatura 180º Fahrenheit (82 grados centígrados).

Este tipo de cabello tiende a debilitarse en los extremos, que se abren o secan. La temperatura ideal es de 82 grados centígrados.

Cabello normal y resistente: Temperatura 190º – 210º Fahrenheit (87 a 98 grados centígrados).

Este tipo de cabello, fácil de modelar y resistente, acepta el alisado del cabello pero sin olvidar un cuidado mínimo. Comienza a trabajar a 190º y, si es necesario, sube a 210º.

Cabello grueso y abundante: -Temperatura 210º Fahrenheit (98 grados centígrados).

Aparentemente creemos que el cabello grueso tolera todo. Pero no; en este caso, también tenemos que protegerlo utilizando la temperatura correcta. Puedes trabajar a un máximo de 210º Fahrenheit y alisar el cabello rizado en solo unos minutos.