La reestructura

31 julio 2017 | 10:04 hrs | Gilberto Haaz Diez

*Un sueño solo puede triunfar sobre la realidad si se le da la oportunidad. Camelot.

Comienza agosto, se va Julio, el mes que se impuso en honor del mismo Julio César (Iulius Caesar, en latín) que había nacido el día 13 del mes, que fue renombrado a “Julius” de donde deriva “Julio”. Se fueron ya abril y mayo, donde las Cerezas están maduras, eso lo sé. En el Congreso de los diputados veracruzanos, al fin le vieron la luz al túnel y, entre todos, sumando  el voto de los priístas, se vieron bien y dieron el SI para reestructurar deuda, cosa que el mismo gobernador Yunes les reconoció: “Yo quiero agradecer a las diputadas y diputados del Partido Acción Nacional, del PRI, del PRD, del Partido Nueva Alianza, del Partido Verde, del Grupo Juntos por Veracruz. Agradecerles su compromiso con nuestro estado, su compromiso con esta buena causa. Decirles que todos debemos luchar unidos para que Veracruz pueda resolver  los graves problemas que tenemos”. Los que sí, de plano le sacaron la lengua y votaron en contra, fueron los del Peje, el partido de Morena. Ellos nada, ellos desean con prudencia y paciencia y genial consistencia, arrebatarle la gubernatura en los tiempos venideros. Les dijo Yunes: “Quiero exhortar también a las diputadas y diputados de Morena, a que participen en esta reconstrucción de Veracruz. No es posible que todo lo voten en contra, están en su derecho, pero deben pensar que en este caso se trataba de ahorrar recursos, recursos que los veracruzanos estamos pagando desde hace mucho tiempo”. Ahí no hubo de piña. Los diputados se sumaron, no hubo quejas ni lamentos ni tampoco la vieja consigna: “El último que se vaya que apague la luz”. Todos remaron para llevar a esa barca a buen puerto. 

 LA NUMERALIA

 Hablé con un amigo que es contador,  financiero y economista como Carstens, le pedí me la explicara en español, con manzanas a la mano.

Es así: 42 mil millones de deuda bancaria y 4 cupón cero (no paga intereses), dan 46 mil como deuda total. Al crearse el Fideicomiso, el gobierno no es sujeto a pago a las calificadoras y reendeudadoras por 46 mil millones con calificación Triple A, que le dejará frescos entre 12 y 14 mil mdp; tendrá 2.5 por ciento (unos 1,259 mdp) para gastos de colocación en indirectos, honorarios y abogados, o sea le van a quedar libres esos 12 a 14, para que invite los chescos.

Al autorizar la nueva bursatilización de la carretera Puente-Veracruz-Cardel-La Antigua, a 30 años, por donde acabo de pasar y tomar unas fotografías que exhibí en Facebook, le entrarán al gobierno 1,200 millones de pesos frescos.

En el Ramo Federal, Aurelio Nuño ha transferido los 450 mdp del Programa de Escuelas al 100.

SCT le ha transferido al gobierno los 500 de mantenimiento carretero y caminos rurales (nada que ver con Capufe, esos deben arreglar la porquería de sus autopistas)

Con Agua y Pueblos indígenas harán lo propio y CFE para electrificación rural y, por ajuste cuatrimestral del ISR, Hacienda Federal entregará 2 mil mdp en recaudación federal participable. Estos apoyos vienen a través de los convenios de reasignación y de coordinación.

Estas deudas se van a 30 años mas. Un agudo visionario me dijo que, si el hijo Chikiyunes sigue de heredero del poder y no se termina de pagar ahí, entonces será un nieto Yunes, el que cierre la puerta y deje la cuenta en ceros, o bisnietos, como los Kennedy. Dependiendo el año del Señor.

Me cuenta un viejo priísta que a ningún gobernador en la historia algún presidente le había dado tanto. Menos a uno que no haya sido de su partido. O sea, que Peña Nieto se puso las pilas y Yunes, después de mendigar durante seis veces por Los Pinos, y que el Preciso lo enviara con Meade (Mid), y Mid le dijera como aquel cómico: “¡No hay!”, por fin el árbol sacudió sus ramas y caen los frutos para Veracruz. El periplo del gobernador por Los Pinos, ha tenido éxito, las antesalas tuvieron efecto. Aunque muchos piensan que EPN debía sacar una lana y enviar una extra a Veracruz, donde hacen su nido las olas del mar. Ahora a cubrir lo que falta, las necesidades son muchas y el dinero poco, pero algo llegó que será indispensable para cerrar esta Administración, que concluye muy rápido y el tiempo vuela, porque el tiempo, decía Kamalucas, un filósofo de mi pueblo, y un tal Miguel de Cervantes: “Confía en el tiempo, que suele dar dulces salidas a muchas amargas dificultades”.

Que así sea. Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

*Esta es opinión personal del columnista