La primera “selfie” de la sonda espacial InSight desde Marte

El artefacto no tripulado de la NASA ya grabó sonidos del viento marciano, y se alista para registrar los ecos de movimientos sísmicos en las entrañas del planeta rojo

15 diciembre 2018 | 13:26 hrs | Infobae | Ciencia y Tec

Con sobradas razones para el orgullo, la sonda espacial InSight se tomó su primera selfie en el planeta Marte y nos la envió a la Tierra.

La fotografía es el resultado de una composición de 11 imágenes que el artefacto de la NASA tomó con su brazo robótico.  Se ven claramente los paneles solares y la cubierta del aparato repleto de los instrumentos que ya le están sirviendo para cumplir su misión científica en el planeta rojo.

Los investigadores de la NASA que participan en el proyecto también tuvieron la primera oportunidad de ver a todo su alrededor el espacio donde InSight estableció su puesto de trabajo, un área de 2,13 metros por 4,26 metros cuadrados.

La ausencia de rocas, elevaciones y huecos significa que el sitio es extremadamente seguro para nuestros instrumentos“, dijo en un comunicado Bruce Banerdt, del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA.

En las próximas semanas, el equipo de InSight desplegará a su alrededor instrumentos como el sismógrafo, que los científicos necesitan para detectar todo tipo de movimientos en la superficie marciana.

Hace apenas una semana, el artefacto registró los primeros sonidos del viento y la agencia espacial compartió la grabación en su sitio de internet.

Las vibraciones fueron captadas por dos sensores hipersensibles: uno de presión de aire, dentro del módulo de aterrizaje, y un sismógrafo emplazado en la cubierta.

“Ambos instrumentos grabaron el sonido del viento de diferentes formas“, explica la NASA. “El sensor de presión de aire, parte del Subsistema de Carga Útil Auxiliar (APSS), que reunirá datos meteorológicos, registró las vibraciones directamenteE l sismógrafo captó las vibraciones causadas al módulo de la nave por el viento que mueve los paneles solares, cada uno de los cuales mide 2,2 metros de diámetro y sobresalen a ambos lados como un par de orejas gigantes”.

Esta es la única fase de la misión durante la cual el sismógrafo, integrado al Experimento Sísmico para Estructura Interior (SEIS por sus siglas en inglés), será capaz de detectar vibraciones generadas directamente por el módulo de aterrizaje.  E n pocas semanas, el brazo robótico de InSight lo colocará en la superficie marciana, y más tarde se cubrirá con una bóveda para protegerlo del viento y de los cambios de temperatura.

Aun así, podrá seguir detectando el movimiento del módulo de aterrizaje, pero ya entonces canalizado a través de la superficie marciana.  Por ahora, está registrando esas vibraciones para descontarlas de las que capte cuando se independice y así poder tener una medida más exacta de los movimientos en la superficie del planeta.

Cuando ocurren terremotos en la Tierra, sus vibraciones “suenan” de la misma forma en que una campana genera sonidos.  InSight verá si los temblores marcianos tienen un efecto similar y proporcionará información sobre las entrañas de Marte, que a su vez permitirá a los científicos tener nuevos datos sobre la formación de todos los planetas del Sistema Solar, incluyendo la Tierra.