La pichada fallida

24 enero 2020 | 0:00 hrs | Gilberto Haaz Diez | Columnistas


Dice un conocedor de estos intrincados y sinuosos caminos del poder, como cuando Maquiavelo ponía en orden sus pensamientos, que la jugada donde el diputado Pozos le tiró una bola de scrawball, como las tiraba el Toro de Etchohuaquila, Fernando Valenzuela, la tirada a la Fiscal que llegó al poder gracias a un golpe de Estado a Jorge Winckler Ortiz, resultó fallida. Pozos era el pitcher en la lomita. La historia era que, esperando la avalancha de la oposición, Pozos le haría la pregunta cómoda, sencillita, sin agravios ni enfrentamientos al descubrirle una parienta enrededa en presuntos malos asuntos, el diputado, que era el jerarca máximo de los legisladores hasta que el poderoso secretario de Gobierno le mandó un mensaje a ese Congreso y salió por piernas y dejó el cargo, aún conserva su asiento pero sin poder, o poder a medias. Pozos se le adelantó a la oposición y tiró una pregunta dócil, de las que te lanzan para sacar la pelota del parque, pero no contaban que, cuando la Fiscal aceptó que era su parienta, la noticia casi le da la vuelta al mundo y por poco llega al Vaticano, a las mismas sandalias del pescador, o sea, el Patrón, el Papa. La tomaron no solo los medios veracruzanos, la tomaron todos los noticieros nacionales y eso se volvió un escándalo, donde el PRD en tribuna federal pidió su inmediata renuncia o cese congresista, al igual que lo pidieron grupos poderosos, como el de doña Isabel Miranda de Wallace. Quizá eso dio pie a que Marlon Ramírez, presidente del PRI estatal veracruzano, con ironía dijo que Patrocinio (Cisneros Burgos) y el diputado Pozos (José Manuel Pozos Castro) se “llevan pesado”. Ni tanto. En la rumorología de la política jalapeña, aseguran que los dos están formados, uno, Eric Patrocinio, para ser el suplente del Gobernador, o gobernador interino cuando la suerte y los hados lo decidan, y que Pozos está fuerte para suplir a Patrocinio, si llega antes la señal de la Cumbre mañanera de Palacio Nacional. Vaya usted a saber qué líos traen entre ellos.

 

EN LA CEAPP (CONGRESO ESTATAL)

 

Así se le vio al diputado Pozos en la reunión y comparecencia de 2019 de la Comisión Estatal para la Atención y Protección de los Periodistas (Ceapp), la tarde del martes a las cinco en el Congreso veracruzano. Pozos es vocal de la Comisión de Periodistas, que preside la legisladora panista, María Josefina Gamboa Torales y al lado del Pellico, que no se pellizcó ahora (Augusto Nahúm Álvarez Pellico), un orizabeño legislador de Morena, compartían el panel que preguntaría sobre un año de manejo, a la presidente Ana Laura Pérez Mendoza. Sesión tranquila, con cuestionamientos que tenían en duda, se dio respuesta a todo. Veracruz es el lugar donde han muerto 26 periodistas, desde el año 2000. En una sesión de poco más de dos horas, desahogaron todas las preguntas. Poca gente, una señora que pedía a gritos una renuncia y la diputada Gamboa la puso en orden, allí solo pueden hablar los diputados y quienes son comparecientes, cualquier pregunta se les da por escrito y ellos la formulan. Un panel de fotógrafos y reporteros cubriendo la noticia. Había dejado de caer el frió. El volcán Pico de Orizaba, en el trayecto que lo recorrí rumbo a Xalapa, se le veía la nieve hasta las faldas. Oh volcán bello, como aquel poema de Lope de Vega: “Inmenso monte, cuya blanca nieve te muestra antes de tiempo encanecido, en ti quiero vivir, por ver si ha sido fuego este amor, pues acabar se debe. Pero si está en el alma, aunque más pruebe hacer de nieve a su memoria olvido, será trabajo eterno del sentido y de mi largo error engaño breve”. Terminamos y a lidiar con la mugre y cara autopista de Capufe, ahora, para asombro de todos, no hubo colas a eso de las 9 de la noche, quizá el frio ahuyentó hasta a los choferes de los peligrosos transportes de doble carga y el camino fue bueno, sin aspavientos, con temores porque en la noche todos los gatos son pardos, decían las abuelitas, pero buen camino, como diría Robert Frost: “No pido otra cosa: el cielo sobre mí y el camino bajo mis pies”. Así llegamos, a Dios gracias.

www.gilbertohaazdiez.com

Esta es opinión personal del columnista