La muerte de José Luis Lagunes

31 enero 2017 | 23:14 hrs | Gilberto Haaz Diez

*“Así como una jornada bien empleada produce un dulce sueño, así una vida bien usada causa una dulce muerte”. Leonardo Da Vinci (1452-1519) Pintor, escultor e inventor italiano. Camelot

LA MUERTE DE JOSE LUIS LAGUNES

La mañana del martes, después de luchar contra un agresivo y maldito cáncer, José Luis Lagunes Lopez, secretario ejecutivo del Consejo Estatal de Seguridad de Veracruz, dejó de pelear y perdió la vida. La muerte tocó a su puerta. Gente muy cercana al gobernador Yunes Linares, a quien acompaña desde la época de Patricio Chirinos como gobernador. En su cuenta de Twiter, escribió: “José Luis Lagunes fue un gran veracruzano. Me honró con su amistad. Lo vamos a extrañar mucho”. Quien esto escribe solía verlo los días viernes o sábado, cuando rolo por Plaza Américas de Veracruz. Le vi hace unos meses, al pie de las tiendas y en las escalinatas solíamos comentar y platicar de cosas de la política. Se veía minado por la enfermedad. Estaba contento, porque habían ganado la gubernatura y aunque sabía que era corta de dos años, seguro estaba que pondrían las bases para un nuevo Veracruz. A su familia y a sus amigos, mi deseo que descanse en paz. Fue un buen hombre, caballeroso, atento, siempre con la sonrisa, aun luchando contra ese terrible cáncer que lo mataba día a día.

LA HORA DEL PRESIDENTE

Mal se ve el presidente Peña Nieto en salir a cuadro en la televisión y explicar que habló una hora con el pelos de elote, el presidente Donald Trump. A uno, la verdad, ni le va ni le viene lo que haya hecho con ese estúpido presidente. ¿Y una hora? ¿Qué se puede hablar una hora con alguien que está metiéndote goles como Messi? O zancadillas. O picando los ojos como en la lucha libre del Cavernario Galindo. Lo ignoro, pero si es que harás el Muro y no lo pagaré, para eso se necesitan tres minutos, no más. Lo bueno de las llamadas es que no son con cargo al erario, porque las internacionales ya no cuestan.

OTRA. El otro halcón, Benjamín Netanyahu, el israelí que por quedar bien con Trump zarandeó a México con el Muro, ahora dice que no mencionó a nuestro país. Ajá, como si fuera necesario. La verdad es que en la presidencia nos falta un Lázaro Cárdenas o un locuaz Luis Echeverría, esos nacionalistas que sentían el golpeteo a México y reaccionaban con virulencia. Peña y Videgaray dan pena. Le pido que se retracte, pide Videgaray a Netanyahu. Lo que debía hacer la SRE es llamar a nuestro Embajador a México y mantenerlo aquí hasta que entren en razón. Un día, cuando Echeverría quiso mediar en ese conflicto que nomás tiene 2 mil años, ufff, se pusieron como jarrito de Tlaquepaque y nos crearon un boicot mundial. Quien las hace no las consiente. Revisa la historia, Videgaray.

UNA ÚLTIMA. Los españoles subieron al twiter dos manos entrelazadas, la de España y México. Si hay país agradecido con nosotros, ese es España. Cuando su Guerra Civil y el levantamiento contra la República, los refugiados llegaron a México, donde les abrieron las puertas de par en par, los Niños de Morelia fueron un ejemplo, la gran intelectualidad, entre ellos el inmortal León Felipe (Yo no sé muchas cosas, es verdad, pero he visto que la cuna del hombre la mecen con cuentos), intelectuales que formaron el Colegio de México, una institución de las letras de primera. México sabe que cuenta con España y así me lo hizo saber mi amiga, Maria Elena Uriarte Mazón, por el Facebook, mujer de la zona de la Cantabria, quien ama y quiere a México, y detesta a Trump, como millones de nosotros.

EL BIEN AMADO

Repite Televisa una historia de una telenovela muy afamada y vista hace 44 años. Aquella se llamó El Bien Amado, y el protagonista era Odorico Paraguasú. Voy al Google: telenovela brasileña de 1973, para Radio Globo. La telenovela cuenta la historia de Odorico, un político corrupto y lleno de astucias que se cree a él mismo perfecto. Tiene como objetivo prioritario la administración de la ciudad de Sucupira. Por un lado, cuenta con el apoyo de su secretario tartamudo, pero por el otro, cuenta con el apoyo incondicional de las hermanas Cajazeiras, Doroteia, Dulcineia y Judiceia que son sus defensoras fervorosas. Ellas tres son solteronas, y tienen un amor enfermizo por Odorico, serán capaces de pelear entre ellas por el amor hacia él. Odorico quiso inaugurar un Panteón Municipal, que no había en el pueblo. Pero había un doctor, que se hace novio de la hija, que a todos curaba y nadie caía en ese Juan de la Luz Enríquez como el de Orizaba. En aquellos años fue un éxito. Esperemos que con Jesús Ochoa lo sea por igual, aunque ahora hay Rocku, Netflix, Sky y 400 mil películas que ver. Sé en qué termina, pero no quiero darles el final antes del fin, para que no pierda emoción y audiencia.
Visítenos: www.gilbertohaazdiez.

*Esta es opinión personal del columnista