La maldición azul

16 octubre 2017 | 22:28 hrs | Oswaldo Ceballos Fornaguera

Cruz Azul sí tiene una maldición, y la tiene encarnada dentro de su cabeza, mentalmente es un equipo que le invade una pesada “aura” que sencillamente no le deja ni respirar.

Lo del sábado 14 de octubre no es casualidad, fue golpeado en su propia casa por su odiado rival entregándole el partido desde el primer tiempo. Cruz Azul había comenzado muy bien, con llegadas y propuestas, con aproximaciones en base a jugadas elaboradas por la parte creativa del equipo.

Pero…

Le pasó una vez más.

¿Cómo un equipo que cambia de jugadores y de cuerpo técnico le pase lo mismo una y otra vez?

Es increíble, pero le sucede, Cruz Azul da fe al dicho que “hasta el último minuto cuenta” o “no cantes victoria hasta que pite el árbitro”. Muchos juegos se le han ido en los instantes finales, la afición de este equipo ha tenido que soportar los embates lógicos de sus rivales que se han ensañado con ellos durante ya varios años.

Ya es una imagen que no parece tener caducidad, ver el uniforme azul – blanco – azul en el campo es que algo puede ocurrir en detrimento de quienes lo visten, hasta deberían cambiar de uniforme (pero no de colores).

Algo debe pasar, Cruz Azul, con su grandeza y su historia no puede permanecer en este rumbo. No puede permitirse más, que dos llegadas de su rival sean dos goles en contra y se termine el partido.

Paco Jemez llegó para implementar, principalmente la mentalidad de otro tipo de fútbol en los jugadores de este equipo. El español no es precisamente un “flan” para los medios de comunicación, no le cae a muchos “expertos” del deporte; eso al final no debe importar mientras entregue resultados.

Cruz Azul, debe reforzar su producción de jugadores en la cantera, tiene que producir el doble de lo que ya hace, si va a invertir en cinco extranjeros que mejor lo haga en tres de probada calidad.

Cruz Azul ya no está para experimentos.

La reciente derrota les sabe muy amarga por las condiciones en las cuales se dio, insisto: el dominio en terreno y en idea, pero no pudieron concretar y principalmente no pudieron mantener la disciplina táctica para amarrar a un América que se caracteriza por la potencia de sus delanteros.

Quiero pensar, a día de hoy que la directiva no es del todo culpable, que ha hecho su mejor esfuerzo tratando de contratar lo mejor posible; pero, ya se están haciendo viejos y no veo cómo puedan quitarse la pesada cruz, que cae en sus espaldas.

BONUS

Una periodista más es callada a la fuerza, Daphne Caruana asesinada en Malta y quien se había dedicado a exponer vínculos de autoridades locales con paraísos fiscales a través de los “Panama Papers”, es de nueva cuenta la muestra de la impunidad, la corrupción, la maldad que impera en algunos cargos públicos.

Twitter: @Oswaldocfx

*Esta es opinión personal del columnista