La licencia de Duarte

13 octubre 2016 | 10:01 hrs |

Por: Gilberto Haaz Diez

*De S√≥crates: ‚ÄėProbamos el oro en el fuego, distinguimos a nuestros amigos en la adversidad‚Äô. Camelot.

LA LICENCIA DE DUARTE

Era la cr√≥nica de una renuncia muy anunciada. O de una licencia, porque as√≠ son los t√©rminos constitucionales, un gobernador y cualquier funcionario electo, no renuncian, solicitan licencia. Los santones de la comunicaci√≥n, todos, o los muy vistos: Lopez D√≥riga, Loret de Mola, Ciro G√≥mez Leyva, todos, de acuerdo a filtraciones que ten√≠an de donde se manda y se paga, Los Pinos, sab√≠an que los d√≠as de Javier Duarte estaban contados, y as√≠ lo anunciaron sin penar. Llegaban los vientos en contra a Veracruz. No hay viento favorable para el barco que no sabe ad√≥nde va, dijo S√©neca. Machado escribi√≥ de la adversidad: ‚ÄúFatigas, pero no tantas, que a fuerza de muchos golpes hasta el hierro se quebranta‚ÄĚ. Duarte estuvo sujeto a fuego abierto, del enemigo y del fuego amigo. Lo negaron algunos a quienes les favoreci√≥, y desde el cuartel de enfrente le lleg√≥ metralla de la dura. Lo que motiv√≥ que ayer, con Loret de Mola, en su noticiero matutino muy visto, anunciar√≠a que ante el Congreso de Veracruz solicitar√≠a ¬†licencia y argumentar√° sus argumentos de defensa. Tendr√° que defenderse de tantas cosas. Es un hecho in√©dito. El gobernador parte por la puerta de atr√°s. Solo y ante el tiempo, divagar√° en ese lapso interrumpido. Y que sea por el bien de Veracruz porque, como se lo dijo a Loret, el enfrentamiento entre el electo y el constitucional hizo mucho da√Īo a Veracruz. Tan solo en seguridad hay un vac√≠o, desde la ca√≠da de Arturo Berm√ļdez, el hampa se solt√≥. Destrampados andan.

 

EL ARBOL CAIDO

No es tiempo de hacer le√Īa del √°rbol ca√≠do. Javier Duarte fue sometido a una campa√Īa terrible, a auditorias, a se√Īalamientos, a acusaciones, hoy seguro muchos le negar√°n, le dar√°n la espalda porque la vida es as√≠. Yo recuerdo haberle conocido hace a√Īos, cuando en la C√°mara de Diputados y en el Senado hacia sus pininos al lado de su mentor. Tambi√©n cuando de gobernador le vi caminar los cinco a√Īos y pico que demor√≥ este su gobierno. Lo mismo en campa√Īa que cuando se sent√≥ en esa silla que hoy deja al solicitar licencia. Esas sillas embrujan, aunque Napole√≥n dec√≠a que eran solo un taburete forrado de seda. Donde hay poder hay conspiraci√≥n, expres√≥ Shakespeare. Le conoc√≠ de gobernador y tuve una relaci√≥n de respeto con √©l. Sol√≠a decirme ‚ÄėConsiglieri‚Äô, por alguna vez de un asunto pol√≠tico donde intervine. Pero no lo era. Lo eran Jackson y Rub√©n Aguilar y Brito, que no sacaron la cara por √©l cuando la adversidad le lleg√≥. Desde el d√≠a 5 de junio no tuve m√°s charla con Javier. Me contaron que apag√≥ y desech√≥ su BlackBerry y ya no hubo manera de contactarlo. Ni por asomo. Se o√≠a que en Casa Veracruz o que en un ranchito aleda√Īo a Fort√≠n, un lugar primaveral, all√≠ se le pod√≠a encontrar. No lo vi nunca m√°s, hasta ayer que con Loret de Mola comenz√≥ la licencia, para dar cara y enfrentar los asuntos legales. Fue muy temprano, las malas noticias (buenas, dir√°n algunos de sus cr√≠ticos) suelen volar a mil por hora. Una de mis hijas me despert√≥ tempran√≠simo: ‚ÄėPrende a Loret de Mola, Duarte pide licencia‚Äô. Y lo prend√≠, y entonces escuche todo, hasta al final cuando ret√≥, por iniciativa de Loret, al gobernador electo, Miguel Angel Yunes Linares, a un cara a cara en ese mismo sitio que antes fue el canal de las estrellas, el lunes venidero, aunque Yunes ya dijo nones, no voy. No tiene nada que ganar. Ya derrumb√≥ al gobernador constitucional porque, d√≠gase lo que se diga, Yunes tumb√≥ a Berm√ļdez Zurita y a Javier Duarte, a los dos. Sus denuncias, p√ļblicas y legales, originaron esto. Ahora vendr√° el relevo. Vendr√°n tiempos de m√°s calma porque, quien quede de gobernador interino, no tiene por qu√© subirse a un ring que no es de √©l, aunque fuera Flavino, o alg√ļn megaruco que quieran traer del DF. Vendr√°n los memes y vendr√°n los chistes y m√°s acusaciones. Muchas cosas vendr√°n en estos d√≠as, ya por Facebook circulan algunas. Es un hecho que la licencia pedida fue un asunto que se trat√≥ al m√°s alto nivel, de Gobernaci√≥n y de ning√ļn otro lado, donde saben a qu√© hora repican las campanas a duelo. Ahora a recomponer las cosas. Dejar de temores y acusaciones. Tomar el control para poder caminar en libertad por las calles porque, a rio revuelto, ganancia de los malos. Faltan 49 d√≠as para que llegue el otro gobernador, y esta ser√° una historia como cuando en el Vaticano hubo en un mes y pico tres Papas, a la muerte de Pablo VI y, 33 d√≠as despu√©s, Juan Pablo I, para que llegara Karol Wojtyla, conocido entre la flota como Juan Pablo II; todos esperamos que llegue con bien, sano y salvo, porque en el diario de Xalapa y El Sol de Orizaba-C√≥rdoba hay una nota que alarma: ‚ÄúEl PAN estatal responsabiliza al gobierno de cualquier atentado en contra del gobernador electo, Miguel Angel Yunes Linares‚ÄĚ. Por aquellos asuntos de los retenes y de las revisiones. As√≠ lo hizo saber ayer ese partido, el mismo d√≠a de la licencia. Esperemos que los vientos malos no lleguen a Veracruz, que un tiempo fue el pedacito de patria que sabe sufrir y cantar. Y queremos que eso siga siendo.

 

CORREO LECTOR

Gilberto, gusto me dio leer en tu columna los elogios al m√°s grande y honesto dirigente deportivo, profesor Humberto Guti√©rrez Zamora; tuve el privilegio de ser su amigo y era un deleite escucharlo hablar del deporte veracruzano y mexicano, muchas veces platicamos y disfrutamos un caf√© de la Parroquia con un amigo entra√Īable del profesor, el due√Īo del Tigre Deportes, Sinforiano Vela V√©lez, gracias al apoyo del profesor Guti√©rrez Zamora pude participar como Oficial de maquina Ritter en los Juegos Ol√≠mpicos de 1968. Jos√© Berber Sol√≠s.

Visítenos. www.gilbertohaazdiez.com