La guerra de Segob en Veracruz

30 agosto 2017 | 9:17 hrs | Ángel Álvaro Peña

El problema de tener un jefe presidenciable es que la vulnerabilidad de sus colaboradores aumenta; real o ficticia la fragilidad del equipo de Miguel Ángel Osorio Chong, ha padecido los embates de quienes quieren ocupar algunos cargos o, por lo menos desgastar al secretario de Gobernación para que no llegue a la candidatura por la Presidencia de la República.

Desde luego que competir no es ganar, pero se apuesta siempre por el triunfo en las urnas.

El fuego viene de todos lados, desde diferentes fronteras, incluyendo las propias. Es decir, el fuego amigo es parte de esta batalla contra quienes consideran piezas importantes en el ajedrez de Osorio Chong.

Este es el caso de Ángel Isaac Ochoa Pérez, quien hasta la fecha y desde su llegada a la delegación de la Segob en Veracruz el 10 de febrero de 2016, ha coordinado las acciones de los delegados de las dependencias federales en la entidad. Lo ha hecho con eficacia y puntualidad, a pesar de las vicisitudes que implica el lugar en este momento.

Veracruz acaba de salir de una andanada de agresión política y económica luego de un periodo de saqueo que nadie pudo o quiso detener en su momento.

Así, frente a una realidad adversa el trabajo se intensifica y no debe haber funcionario público que pueda descansar tranquilo cuando la vocación es real y la voluntad por remontar lo negativo se impone.

Uno de los más sólidos candidatos del PRI a la presidencia de la república es Osorio Chong, su vocación política no lo ha podido mover de su lugar a pesar del intenso fuego amigo.

Cuando se quiere desgastar a alguien el blanco inmediato son los colaboradores de confianza, pero sólo el trabajo puede darle solidez a ese equipo de trabajo y consolidar liderazgos.

Con Ochoa Pérez, sucede lo mismo que con su jefe, Osorio Chong.

Casi desde que llegó a su cargo se dijo que no podía con él, que sólo estaría unos meses, pero se ha sostenido contra viento y marea, su trabajo lo avala a pesar de los rumores que aseguran ya tener el nombre de su sucesor.

No es de dudarse que muchos de esos rumores provengan de las filas del tricolor en Veracruz, sobre todo de las delegaciones que coordina Ochoa Pérez, porque ha creado una serie de programas que suman esfuerzos para sacar a Veracruz del socavón en el que está hundido económica, política y socialmente.

No es que los delegados de las instituciones federales en Veracruz no sientan apego a su trabajo, pero una cosa es la necesidad de cubrir un requisito burocrático de chamba y otra aumentar horas de trabajo para transformar una realidad que a nadie conviene. Y algunos delegados, que son los menos afortunadamente, quieren trabajar menos de ocho horas y tener los fines de semana completos para descansar. En estas circunstancias no es posible.

“Yo vine a trabajar, a enseñar lo que es laborar en equipo y con coordinación. Por eso me mandaron”, señaló en algún momento el funcionario, haciendo a un lado los rumores que quieren sacarlo de la jugada en Veracruz; sin embargo, la confianza de su jefe está puesta en él y de no continuar en su labor estará todavía más próximo a las tareas fundamentales del secretario de Gobernación.

Ochoa Pérez había estado en el mismo puesto en Tlaxcala, donde su labor fue fundamental para el regreso del PRI a la gubernatura. Con este antecedente lo enviaron a Veracruz con experiencia probada y cargada de logros. Ante esta situación y los resultados que obtuvo le valieron la promoción

Ángel Isaac sustituyó a Alfonso Neri Ávila. De esta manera desde febrero del año pasado puede vérsele en el norte del estado, en municipios colindantes con Tamaulipas o Hidalgo, tierra de su jefe; o bien, en el sur de Veracruz, cerca de Tabasco, Chiapas o Oaxaca, Pero al no verlo en su oficina el rumor de viajes al extranjero se intensifica, y la discreción que lo caracteriza le impide exaltar logros de cuya constancia hay pruebas.

Cuando se le cuestiona al delegado sobre la manera de trabajar sin reflectores dice que sólo cumple con su trabajo y que quienes hacen alarde de sus logros son los que buscan puestos y cargos, él, lo reitera cada vez que puede, no busca colocarse en ningún cargo público en el futuro, simplemente desarrollar su encomienda lo mejor posible.

Ángel Isaac Ochoa Pérez, implementó el proyecto de Delegaciones de puertas abiertas con el objetivo de fortalecer lazos institucionales y planear el desarrollo de estrategias y acciones comunes que beneficien al estado de Veracruz, por instrucciones del gobierno federal.

Sin embargo, ahora hasta los medios locales y nacionales utilizan el nombre de Alejandro Montano, para enfrentarlo contra alguien que no es su amigo, pero tampoco su enemigo. En esta campaña, a Montano le crean una historia de ficción al frente de la delegación de Segob, que no está en los planes del ex candidato del PRI a la presidencia municipal de Xalapa.

Gran parte de la guerra contra Ochoa Pérez tiene la intención de desgastar a Osorio Chong, otra parte, que no es menor, quiere desgastarlo a él. Los ataques son propios de los vientos políticos y síntoma de los tiempos electorales. PEGA Y CORRE. – Una explosión, cuyas causas se desconocen se registró en un autobús de pasajeros estacionado en el área de andenes de la Central de Autobuses de Córdoba, Veracruz, lo que dejó un saldo de un muerto y varios heridos. Las versiones sobre las causas son, hasta el momento especulación… Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 Dudas y comentarios, escríbenos a:
angelalvarop@hotmail.com
Twitter @politicosad 

*Esta es opinión personal del columnista