La disyuntiva electoral

30 noviembre 2017 | 9:48 hrs | Ra√ļl L√≥pez G√≥mez | Raul L√≥pez G√≥mez

Es inexplicable que desde los diversos escenarios de la pol√≠tica nacional que intentan reprobar al PRI y al mandato actual de Enrique Pe√Īa Nieto en algunos rubros, ahora con la figura de Jos√© Antonio Meade, se pretenda dar un cauce de triunfalismo en la lucha por la presidencia del pa√≠s, abultando encuestas y dando paso a un personaje que como candidato externo no goza de las simpat√≠as, que dice tener de la noche a la ma√Īana.

En este proceso de simulaci√≥n y en donde se da un destape para la televisi√≥n, rompiendo los c√°nones de la ortodoxia priista y con la ausencia de Osorio y Nu√Īo, dos personajes a los que se hizo sentir los elegidos por varios a√Īos como a los favorecidos por el dedo elector, ahora Meade, va a contracorriente con un discurso al que nadie le cree, porque parte de cero de las encuestas y en una autoconstrucci√≥n de su figura de candidato presidencial del PRI, que costar√° mucho trabajo posicionar a pesar de que dice que ya est√° empatado con el Peje de Morena.

Lo explicable de todo el embrollo pol√≠tico generado por Pe√Īa Nieto, es que despu√©s de venir de una reprobaci√≥n autentica, ahora se mete hasta la cocina con el objetivo de conservar el poder presidencial a como d√© lugar, y cueste lo que cueste, en t√©rminos econ√≥micos y pol√≠ticos.

Por lo pronto, los adversarios de Meade, de adentro y afuera se dan cuenta de que es candidato hibrido en el PRI y además hechizo, el tiene pocas probabilidades de contar con el voto duro para romper esquemas y retos a  fin de lograr el triunfo electoral el 1 de julio del 2018, aunque en la política a la mexicana todo puede pasar y esperar.

En la realidad es que, el esfuerzo medi√°tico y de los escenarios simulados y creados para conquistar el voto popular principalmente, est√° lejos de que la gente lo crea en un proceso dif√≠cil de alta competencia en donde Jos√© Antonio Meade, de repente se subi√≥ a una nube en donde nadie lo baja y no quiere ver la realidad en contraste a la ‚Äúteor√≠a de la percepci√≥n‚ÄĚ creada por el propio presidente Pe√Īa, y que le cost√≥ un buen rega√Īo al periodista Carlos Mar√≠n, cuando vol√≥ hasta Anchorage para una rara entrevista, despu√©s del caso de la visita de Trump a M√©xico y del cese de Luis Videgaray, ahora en la canciller√≠a, y quien hoy se siente como el padre de los dioses al considerarse el impulsor de Meade.

El presidente Pe√Īa, tiene en su haber varios pendientes de inter√©s nacional en donde se trata de su propia percepci√≥n al decir que en materia de seguridad se ha avanzado y en econom√≠a aun m√°s, pero en la realidad la gente percibe escenarios que no se reflejan en su andar diario en las calles y en su bolsillo con bajo poder de adquisici√≥n en la esfera consumista.

La construcci√≥n de la candidatura de Jos√© Antonio Meade, viene siendo una repetici√≥n del salinato, cuando se esperaba a Manuel Camacho y lleg√≥ Luis Donaldo Colosio. Aqu√≠ los priistas esperaron pacientes al secretario de gobernaci√≥n, Miguel √Āngel Osorio Chong, ahora har√°n responsable de la operaci√≥n pol√≠tica para lograr lo imposible.

Hay quienes, tambi√©n dicen ver en Meade, a un candidato d√©bil para ceder de una vez por todas el paso a las izquierdas en una transici√≥n tranquila y sin dolor, a donde desde el inicio de este proceso de manera inexplicable le han pretendido quitar del camino a los de la alianza del Frente Amplio por M√©xico encabezada por el famoso joven maravilla Ricardo Anaya, dirigente panista, a quien lo bajaron de las encuestas y hasta le pretenden arrebatar la candidatura presidencial teniendo como esquirol a Miguel Mancera, algo que nadie se explica, que no lo dejaron crecer, cuando el enemigo a vencer es el dirigente de Morena, Andr√©s Manuel L√≥pez Obrador, que se siente con un pie en los Pinos y aun no comienzan las campa√Īas pol√≠ticas.

Los expertos esperan, a que se dé un nuevo incremento en los combustibles y a partir de ahí, develar los auténticos escenarios que habrán de descifrar el dilema de percepción o realidad.

Por lo pronto, la maquinaria medi√°tica oficial del PRI a todo vapor, desde las televisi√≥n y en las a√Īejas plumas cansadas, que ya poco pueden hacer para transformar los escenarios que son parte de un ciclo, que se pretende llevar a doce a√Īos, pero hay que entender que el Peje ya no tiene edad ni salud para esperar otros seis a√Īos, y esa es la disyuntiva a despejar.

Al final se cree que Pe√Īa har√° lo mismo que Zedillo, dejar hacer, dejar pasar, por civilidad y tolerancia. Adem√°s, por no poder evitar lo inevitable, la derrota. As√≠ las cosas.

*Esta es opinión personal del columnista