La derrota en el campo

8 junio 2017 | 22:43 hrs | Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.

Cuentan que cuando Eva Cadena mencionó, en su conferencia de prensa en la ciudad de México, que había detectado irregularidades en el manejo de los recursos a los que tenía acceso la bancada de Morena en el Congreso local, el que tragó gordo fue el coordinador de la bancada panista y aún Presidente de la Junta de Coordinación Política, Sergio Hernández. *** Él lo veía venir: si se abrían a la opinión pública los manejos financieros de la bancada de Morena ¿con qué argumento podría negarse a informar sobre los fondos que maneja su bancada? *** Su premonición fue acertada. Esta semana la “oveja negra” del redil albiazul, la xalapeña Cinthya Lobato, confrontó al coordinador de su bancada y le reclamó que no haya dinero en el Congreso para labores altruistas, como el programa de apoyo al autismo, pero sí haya para fiestas, mujeres y drogas. *** La discusión no fue en privado, fue a los gritos y no faltó quién registrara en su celular el alegato. Hoy todos tienen copia de la grabación, en la que el coordinador de los diputados panistas (el mismo que pretende arrebatarle a la bancada de Morena la posibilidad de asumir la presidencia de la Junta de Coordinación Política) queda exhibido por actos de derroche, de corrupción y de opacidad. *** O responde de manera que se despejen todas las dudas, o de plano se hace a un lado.

* * *

Un sector en el que flaqueó severamente la maquinaria electoral del PRI, en las pasadas elecciones municipales de Veracruz, fue en el campo. Gran parte de ese voto que durante mucho tiempo se consideró “cautivo” para el Revolucionario Institucional, migró hacia otras organizaciones políticas. Morena y la alianza PAN-PRD han sido los más beneficiados.

El dirigente estatal de la CNC, Juan Carlos Molina, ha demostrado ser un próspero productor, pero muy mal operador electoral.

La cuenca del Papaloapan era su responsabilidad y perdió en todos los frentes. Hoy Juan Carlos Molina presume tener a 25 de los próximos alcaldes en la bolsa, y que muchos de los que llegaron por otras fuerzas políticas, o incluso por la vía independiente, habrían de sumarse a su corral. Eso quiere decir que él prefirió robarse las vacas de otros ranchos, en lugar de cuidar y engordar a las propias.

Y Mientras se siguen disputando la legitimidad de las elecciones, desde la capital del país nos lanzan una negociación para la industria azucarera, una de las actividades productivas que más veracruzanos involucra (más de un millón, asegura el actual gobernador).

La industria azucarera representa el 14% de la producción agrícola en el país y el 0.5 % del Producto Interno Bruto.

En 2014, empresarios azucareros de Estados Unidos acusaron a los mexicanos de exportar azúcar producida con subsidios. Como parte de los procesos de apertura de mercados del Tratado de Libre Comercio (TLC), las ventas de azúcar se realizaban sin cuota y sin aranceles desde el 2008.

Debido a esa queja, la Secretaria de Comercio de Estados Unidos inició una investigación para establecer aranceles a las importaciones del azúcar. Como una medida preventiva, México firmó un acuerdo donde aceptó que del total de sus exportaciones de azúcar el máximo de azúcar refinado que podía enviar a Estados Unidos sería el 53%.

En mayo de este año, Estados Unidos pidió modificar la cuota pero México se negó a hacerlo. Con esta negativa, se reactivó la intención de los empresarios de EU de aplicar aranceles a las exportaciones de azúcar.

Finalmente las dos partes cedieron. México consiguió mantener el acceso al mercado estadounidense, sin aranceles, y una mejora en el precio mínimo que se pagará por la libra de azúcar mexicana.

A cambio cedió en rubros que a Estados Unidos le importaban: se redujo la proporción de azúcar refinada que México podrá introducir a Estados Unidos, de 52% a 30%; no se ponen límites ni aranceles a la introducción de fructuosa estadounidense a México y se establecen sanciones más estrictas para México, en caso de violación de los términos del acuerdo.

La negociación del tema del azúcar se vio afectada por la cercanía de la fecha para iniciar pláticas sobre eventuales modificaciones al TLC. Ni México, ni Estados Unidos quisieron llegar a una guerra comercial. Los negociadores de ambos países estaban conscientes de que la ronda del azúcar marcaría un precedente para la renegociación formal del Tratado de Libre Comercio.

El tema no se ha agotado. La Coalición Estadounidense del Azúcar plantea que el acuerdo debe dejar en 15%, como la proporción de azúcar refinada mexicana que pueda acceder sin aranceles al mercado de Estados Unidos. Esa organización insiste en que a México se le debe sancionar por subsidiar a los productores de azúcar. Sin embargo, no admiten que la industria azucarera de Estados Unidos recibe apoyos cercanos a los 2 mil millones de dólares al año.

Es momento de que las organizaciones de productores de caña y la industria azucarera unan fuerzas para hacer frente a las complicaciones que se avecinan.

* * *

Epílogo.

Los que lo conocen lo advirtieron: Miguel Ángel Yunes Linares no cumple compromisos. Puede prometer lo que quieras, pero una vez conseguido su objetivo, se olvida del resto. Ese parece ser el caso con el dirigente sindical de Tamsa, Pascual Lagunes Ochoa. Luego de la visita de los dueños de esa factoría se acordó que los trabajadores retornarían a sus labores, que las inversiones previstas para Veracruz se mantendrían, pero que a cambio el dirigente sindical sería liberado o, al menos, enviado a su casa en razón de su delicado estado de salud. Esta última parte del trato le tocaba a Yunes Linares y no ha cumplido. Si vuelve a estallar el conflicto laboral, no habrá promesa que los haga desistir. *** Ya pasaron las elecciones y Téllez Marié ya puede volver a su trabajo, que es velar por la seguridad de los veracruzanos. En Acayucan, apenas a unas horas del doble homicidio y el atentado contra el propietario de un bar, el conductor del taxi 1224, Iván Cinta Salvador, de 29 años de edad, murió durante en el IMSS – Coplamar, tras ser agredido a disparos en las inmediaciones de la terminal de segunda clase. La madrugada de este jueves en la calle privada Manuel Acuña del barrio Tamarindo, sujetos que viajaban en una camioneta interceptaron el taxi y balearon a su conductor. La víctima, con cuatro heridas de bala, se trasladó al hospital general de Oluta, sin embargo debido a su estado fue trasladado a Jáltipan, donde finalmente murió. *** También la mañana de este jueves, pero en el puerto de Veracruz, hombres armados en dos vehículos secuestraron a un joven que conducía una camioneta. Cerca de las nueve de la mañana, vecinos del Infonavit Lomas de Río Medio Uno alertaron sobre una persecución con disparos sobre las avenidas Río Magdalena y Río Papaloapan. Dos camionetas blancas con hombres armados iban a toda velocidad tras una camioneta Nissan Frontier. En la avenida Río Pánuco esquina con la calle Madero, el conductor que era perseguido se estrelló contra una farmacia, abandonó la unidad y fue a refugiarse a un negocio de comida rápida, hasta donde llegaron sus atacantes y se lo llevaron por la fuerza. *** ¿Y la policía? Debe seguir custodiando paquetes electorales.

filivargas@gmail.com

*Esta es opinión personal del columnista