La crisis de Veracruz

1 mayo 2017 | 10:03 hrs | Filiberto Vargas Rodríguez

Prefacio.

Poco a poco la estrella del fiscal veracruzano tiende a declinar. Desde el inicio de su gestión ha asumido que mientras le cumpla a su jefe, metiendo a la cárcel a sus enemigos y manteniéndolos ahí por lo menos estos dos años, tendrá garantizada su permanencia en el cargo. *** Sí, ya sé que la fiscalía, en teoría, es autónoma, pero todos sabemos que no es más que otro despacho que funciona en estricto apego a las instrucciones del gobernador. *** Jorge Winkler, el fiscal, ha sufrido ya varios tropiezos, y estarían por acumularse otros. Su ostentoso estilo de vida, su mala relación con los grupos de familiares de desaparecidos, su peor relación con los periodistas y su actitud generalmente soberbia, le están empezando a generar problemas. *** Tiene asuntos pendientes de resolver y, de no hacerlo, podrían poner en un serio predicamento a su jefe, el gobernador. Entre otros, el homicidio del periodista Ricardo Monluí, y el ataque al periodista Armando Arrieta. *** No es casual que uno de los periódicos de mayor influencia en Estados Unidos, el New York Times, haya publicado un artículo que tituló: “Es muy fácil matar periodistas en Veracruz”. El periodista Azam Ahmed indicó que México es uno de los peores países en el mundo para ejercer el periodismo, ya que desde el 2000 y hasta la fecha se registran 104 periodistas asesinados y otros 25 desaparecidos. Y explica: “Los motivos detrás de los asesinatos varían: hay matones de carteles del narcotráfico molestos por una cobertura audaz en su contra, hay funcionarios públicos corruptos que quieren silenciar a los críticos, así como violencia arbitraria e, incluso, casos de reporteros que cambiaron de bando y se unieron a los mundos criminales que cubrían”. *** Conforme pase el tiempo y siga sin haber luz sobre esos casos, se fortalecerá la percepción de que las cosas no cambiaron como lo prometió el actual mandatario estatal cuando andaba en campaña.

* * *

La semana pasada el gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, dio a conocer que habría de reunirse con el titular de la Secretaría de Hacienda, José Antonio Meade, la mañana del viernes 28 de abril. El mandatario estatal explicó que el encuentro tenía como fin “ver un tema central, que es la situación financiera del estado, que es crítica”.

Y de verdad que la situación está crítica en Veracruz. El déficit en el gasto corriente (aunque inflado por el propio Yunes Linares, quien habla de 20 mil millones de pesos, cuando debe andar por los 12 mil millones) es real y está llevando a la actual administración a asumir las mismas medidas que tanto se criticaron en el gobierno de Javier Duarte.

¿O qué decisión tomaría Miguel Ángel Yunes Linares si en vísperas del 15 de mayo, cuando se tengan que pagar salarios, bono especial al magisterio y pensiones, la secretaria de Finanzas le informe que no hay dinero para cubrir esos compromisos?

Lo que Javier Duarte hizo fue tomar el recurso que enviaba la Federación “etiquetado” y cubrir con ello el déficit. Hoy es esa decisión la que lo tiene en la cárcel.

¿Dejaría de pagar salarios y pensiones? ¿Seguiría con su cantaleta de que todo es culpa de Duarte?

La búsqueda por parte de Yunes Linares de este encuentro con el titular de Hacienda tiene un único fin: Fue a pedirle dinero para cubrir los compromisos financieros que se avecinan.

La respuesta de Meade debe haber sido: “No hay dinero. No contamos con recursos para salvar las finanzas de Veracruz. Si le urge, podemos ver mecanismos de financiamiento. No hay otra opción, al menos con nosotros”.

Y Yunes Linares tendrá que comerse, una vez más, sus palabras. Habrá de recurrir a la contratación de créditos para subsanar ese déficit que tanto menciona.

Y mientras va en busca de centavos, sigue trabajando en el diseño de la renegociación de la deuda pública que, además de ser necesaria y urgente, le deja al gobernador jugosas comisiones.

Y en realidad el problema es que el gobernador de Veracruz no hecho gran cosa para reducir el gasto operativo. Luego de 90 días de “analizar” la situación de las arcas estatales, Yunes Linares optó por dejar sin cambio alguno la propuesta de presupuesto que envió el año pasado el entonces gobernador interino (hoy en prisión domiciliaria) Flavino Ríos Alvarado.

No se puede quejar, tampoco, de que la Federación lo esté “apretando”. La recaudación federal participable del primer trimestre de 2017 superó las expectativas y favoreció a los gobiernos estatales y municipales.

Entre enero y marzo de 2017, por concepto de participaciones federales (Ramo 28 e incentivos económicos), estados y municipios del país recibieron 199 mil cien  millones, lo que significó 25.3% más que lo recibido en el mismo período en 2016.

Como sucede con el severo problema de la inseguridad, también en el tema financiero Miguel Ángel Yunes Linares pretende que se lo resuelva el gobierno federal.

Supone que al encabezar la ofensiva contra Andrés Manuel López Obrador se habrá de ganar la simpatía de Enrique Peña Nieto y con eso conseguirá un trato privilegiado. Lo que no entiende el hoy gobernador de Veracruz es que si algo ha caracterizado a los colaboradores del presidente en los temas económicos, ha sido su severa disciplina en materia de gasto. Si Veracruz no se apega a esa política, difícilmente recibirá apoyo del centro.

* * *

Epílogo.

La mañana de este domingo, fue encontrado el cuerpo sin vida de un hombre. Se percibían huellas de tortura y tenía clavado un mensaje en una cartulina. El cuerpo fue hallado a un costado de la autopista Córdoba-Veracruz. *** En la comunidad Las Cruces del municipio de Las Vigas, fue baleado un agricultor cuando viajaba en su camioneta. Elementos de la Fiscalía y de la policía estatal acudieron al sitio la noche del sábado, tras el reporte de vecinos de que se habían escuchado disparos. En un camino de terracería a la altura de la comunidad de Las Cruces, encontraron una camioneta Jeep Cherokee placas YKE-5541 de color vino que presentaba una gran cantidad de orificios causados por arma de fuego de diversos calibres. En el interior se encontraba sin vida el conductor, quien fue identificado por sus familiares que se encontraban en el lugar, como Ricardo Alfonso S.T., Alrededor del vehículo fueron encontrados casquillos de escopeta 12, 38 súper, 9mm y 7.62 x39. *** La tarde del domingo, a orillas de la carretera Córdoba-Veracruz, a la altura de Yanga, fue encontrado desmembrado y en dos bolsas de plástico color negro, el cuerpo de un hombre. *** Cada día está más fuerte ese problema de la “percepción” de inseguridad.

filivargas@gmail.com

*Esta es opinión personal del columnista