La CEAPP en rectoría de UV

20 marzo 2017 | 8:50 hrs | Gilberto Haaz Diez

Porque es tocando fondo, aunque sea en la amargura y la degradación, donde uno llega a saber quién es, y donde entonces empieza a pisar firme.
Camelot

 

Jueves frío, de duro cierzo invernal, diría el tango. Día quejumbroso, cuando la patria se lamentaba el voto del veto, o el voto del odio de 25 diputados, entre priístas, verdes y morenas, que se rebelaron a la patria de las reestructuraciones. Fueron bombardeados por doquier. De apátridas no los bajaron, gachos, insensibles, montoneros. Corrían también ellos el mismo riesgo que buena parte del estado, se irían a medio sueldo como los futbolistas maletones, que cuando bajan su rendimiento se van a medio salario. Quien esto escribe se unía en Xalapa a la Comisión Estatal de Atención y Protección a los Periodistas (CEAPP), que convocados estábamos con la rectora Sara Ladrón de Guevara, para que al mediodía, en el piso 3 de la Universidad Veracruzana, la presidenta, Ana Laura, el Secretario Jorge Morales, los comisionados: Silverio Quevedo, Peter Alberto, Sayda Chinas, Alberto Romero, Arturo Reyes, intercambiáramos impresiones y cada uno dijo lo que necesitó decir. La rectora, Sara Ladrón de Guevara, con su staff mayor, el del Situation Room, asentía y daba el sí a los proyectos solicitados, se requieren varias cosas, que los reporteros sigan teniendo sus estudios y puedan recibirse, los que quieran, una mayor seguridad académica para ellos y que desarrollen el que García Márquez llamó el mejor oficio del mundo, el periodismo, y Raúl del Pozo habló de los escribientes: “El destino de contar historias nació de los juglares, de los romances noticiosos y de frontera, en gacetas de xilografía y papel. La pasión por escribir empezó en las cortezas de los árboles, siguió en los muros de las celdas y acaba en internet. Los egipcios creían que el hombre que conoce el arte de escribir es superior a los demás y los indios empezaban así sus textos: «Bendito sea el inventor de la escritura»”.

LOS ACUERDOS
Una hora y media después, los acuerdos quedaban en ese escritorio, en esa sala de juntas de esa institución que nace un 11 de septiembre de 1944, y ha validado a tantos veracruzanos y no veracruzanos, como académicos y estudiosos. Allí donde el gran mexicano Carlos Fuentes la sentía suya, y el uruguayo Eduardo Galeano, y tantas plumas hoy idas. En las esferas del viejo reloj, como escribió Pío Baroja y retomó para su discurso del Nobel Camilo José Cela, en ese reloj las horas terminaban. Partíamos en la despedida, la foto de rigor para los facebooks y twiteres y para que quedara constancia de que la Comisión y la Rectora empujan los proyectos para el beneficio de los periodistas. Allí mismo, comentando con ella en lo general, le hablé de lo inédito de los tiempos que vivíamos, qué jamás de los jamases habíamos estado tan intranquilos, en lo económico, y en las narcofosas que el Fiscal Winckler daba a conocer al mundo como un santuario del mal, propio del Holocausto de Hitler, donde mucho tuvieron que ver las complicidades de las autoridades policiacas y donde, seguramente, al ir a tirar allí los cadáveres, en ese sitio que tiene nombre paradisiaco, como un complejo turístico: Colinas de Santa Fe, allí dirigía sus pasos con las madres preocupadas el Fiscal Jorge Winckler, en un sitio que parece de topos, hoyos tras hoyos que reflejaban tumbas de gente desconocida, quizá como aquella frase que reza en las Tumbas del Soldado Desconocido, “Aquí yace un soldado, solo conocido por Dios”. Aquí igual, solo Dios sabe quiénes están en ese calvario, en esas fosas sin Cruz, donde para encontrarles identidad necesitarán de la ayuda del Mundo, han llegado relatores de Naciones Unidas y a todos atiende el Fiscal, por instrucciones del patrón.

LOS BANQUEROS
Yunes Linares, mientras tanto, cuando estábamos en rectoría hablaba en directo en Facebook de los acuerdos, que iría hasta con el diablo con tal de que la deuda se votara para su restructuración (eso es mío). Se votó y aprobó por 38 votos a favor, los de Morena siempre votan en contra de todo y a favor de nada, así han sido de por vida. Supe, por el diario Reforma, que los loobistas en el pasado, un tal Ángel Céspedes, por hacer la estructuración en una Estrategia Financiera (así se llama), ganó para su empresa el 4% de 6 mil millones. O sea, el angelito se metió a la buchaca mas de 240 millones de pesos, nuestros, de estos salvajes que los autorizaron. El gobernador de Veracruz, independientemente de todo, debe andar con tiento y sentarse con cuidado con los banqueros, de espaldas a la pared, debe presionar bajar esa deuda inmoral que fue contratada a 9% cuando el 7% era lo correcto, también por ahí recordar lo que dijo Voltaire de los banqueros: “Si alguna vez, ves saltar por la ventana a un banquero suizo, salta detrás. Seguro que hay algo que ganar”.

Visítenos: www.gilbertohaazdiez.com

 

NR. Esta es opinión personal del periodista.