La caída de un incipiente imperio

19 julio 2018 | 23:34 hrs | Filiberto Vargas Rodríguez | Filiberto Vargas Rodríguez

Punto de Vista

Prefacio.

Dice Cuitláhuac García que no cree capaz a Miguel Ángel Yunes Linares de incendiar el estado antes de entregar el poder. ¡Cuidado! Quizá no lo conozca lo suficiente. *** El sur de Veracruz es una bomba de tiempo, es territorio sin ley. Ya quisieran los habitantes de Coatzacoalcos que ese despliegue policiaco mostrado para expulsar a los acreedores de Palacio de Gobierno, en Xalapa, se replicara en la zona sur. *** Ya no sólo es la delincuencia organizada (por aquello de que el gobernador le tira la bolita al gobierno federal). Ya todos los delincuentes en Coatzacoalcos y municipios circunvecinos se han convencido de que no hay ley, que pueden actuar con total impunidad, pues la autoridad desapareció. *** ¿Y Jaime Téllez Marié? Como siempre, en la absoluta inutilidad: “Yo te lo dije, Miguel, lo mio no es la policía. Yo te dije que te ayudaba en lo electoral, pero para los asuntos de seguridad debimos haber traído a un especialista”. En ese tono debió ser su charla con su amigo. *** Sería buen momento para que el gobernador electo pida al gobierno federal que intervenga en forma decidida en el sur de Veracruz. *** Así lo hizo Miguel Ángel Yunes Linares en el 2016 y consiguió que el entonces secretario de Gobernación, su tocayo y amigo, Miguel Ángel Osorio Chong, viajara especialmente a atender la problemática de aquella zona. *** Los veracruzanos del sur no pueden esperar hasta diciembre para que la autoridad estatal atienda sus justos reclamos de paz.

* * *

La sacudida del primero de julio alcanzó proporciones que nadie imaginaba. Al menos en Veracruz el impacto fue de tal magnitud, que el castillo de naipes armado con gran empeño por Miguel Ángel Yunes Linares, se empieza a desbaratar.

Una a una, cada carte del entramado del gobernador va perdiendo su basamento, y sin un respaldo sólido, termina por desplomarse.

El Congreso local es el ejemplo más claro de que el incipiente imperio de Yunes Linares avanza irremediablemente a la ruina.

Cinthya Lobato es una mujer inteligente. Creció escuchando las historias y reglas no escritas de la política. Las escuchaba de su padre y de muchos otros amigos de la familia que pasaban largas horas construyendo proyectos, analizando circunstancias y anticipando escenarios.

“La política premia a la paciencia”, habrá escuchado en más de una ocasión, y siguió con férrea voluntad esa consigna.

A pesar de haber llegado a la Legislatura con la bandera del PAN, Cinthya Lobato fue violentada por su mismo grupo político. Pagó el precio de haber levantado la voz, de cuestionar las decisiones del mazuelo al que designaron como coordinador, Sergio Hernández.

Y Cinthya Lobato resistió. Se concentró en sus tareas, buscó afuera del Congreso los apoyos que le negaba su coordinador y avanzó con paso firme en sus proyectos. Ya llegaría el momento de ajustar cuentas.

Y ese momento llegó.

Justo cuando Sergio Hernández se acababa las uñas a mordiscos, contaba y volvía a sumar; coquetaba y amenazaba, para conseguir los votos que le exigía su jefe el gobernador. Justo en ese momento le dieron la noticia: Dos diputados anunciaban su decisión de abandonar la bancada panista.

El problema ya no era sólo la búsqueda de consensos para sacar adelante las propuestas del gobernador para nombrar a los nuevos magistrados y al Fiscal Anticorrupción. De pronto se encontró con un lío aún más grave: La reducción del número de diputados en su bancada, lo que le impediría llegar hasta el mes de noviembre como Presidente de la Junta de Coordinación Política.

– ¿Quiénes se quieren salir?

– Sebastián Reyes y Cinthya Lobato.

– Hay que hablar con Sebastián. No nos puede dejar en estos momentos. Si el tema es económico lo resolvemos. A Cinthya no la vamos a convencer, este es su desquite. Tendremos que pedirle al PRD que nos mande a uno de sus diputados, no podemos perder la mayoría, porque nos quitarán el control del Congreso.

Al final Sebastián Reyes rectificó ($) su decisión, y la ausencia de Cinthya Lobato fue cubierta con la adhesión de la perredista Dulce María García.

– ¿Y los magistrados? ¿Y el Fiscal Anticorrupción?

– Eso se verá después. Primero es lo primero. Era fundamental conservar el control de la Legislatura, al menos hasta el mes de noviembre. Ya en los próximos días el gobernador encontrará la forma de sumar los votos que necesitamos.

La llamada no debe haber sido en muy buenos términos:

– ¿Señor? Le informo que enfrentamos un motín en nuestra bancada. Al final lo pudimos controlar, pero estuvimos a punto de perder la Presidencia de la Junta de Coordinación Política. En esas circunstancias, nos fue imposible operar los temas de magistrados y fiscal.

¿Y saben cuál es el otro castillo de naipes que está a punto de desplomarse? El del Poder Judicial. Yunes Linares no podrá imponer sus propuestas para magistrados, y en diciembre las bancadas de Morena y el PRI harán avanzar su lista. Doce magistrados que se sumarán al grupo que está en contra de Edel Álvarez Peña.

Sus días en la Presidencia del Tribunal Superior de Justicia están contados. ´

Podría no llegar en ese cargo al 2019.

* * *

Epílogo.

¿Recuerdan las amenazas del actual gobernador a propietarios de negocios que no contrataran seguridad privada o sistemas de video-vigilancia? ¿A aquella cruzada contra las instituciones bancarias por no colaborar en la imp,ementación de medidas de seguridad en sus sucursales? *** A Yunes Linares ya se le habían olvidado, pero ahora que ya no tiene en la mente el tema electoral, está revisando sus “pendientes”. Por lo pronto ya les recordó que quedaron muy formales de fortalecer sus medidas de seguridad y amagó con clausurar las oficinas que no cumplan. ¿Y la policía estatal? ¡Ah, sí! Correteando acreedores. *** Este jueves fue aprobada por unanimidad la iniciativa que presentó el pasado 8 de mayo el diputado del Partido Nueva Alianza, Vicente Benítez González, para reformar la Ley de Protección a los Animales y adecuarla con el Código Penal, con lo que se prohíbe la mutilación de animales cuyo objeto sea modificar su apariencia. Quedan pues prohibidos los cortes de cola, de orejas, de cuerdas vocales y extirpación de uñas y dientes. Se permiten las intervenciones con anestesia que tengan un fin médico o para impedir la reproducción.

filivargas@gmail.com

*Esta es opinión personal del columnista