La bipolaridad crítico-analítica

16 octubre 2017 | 9:32 hrs | Javier Roldán Dávila

Los chambeadores defienden sus derechos, los reyes…sus cuotas

El despido de un buen número de trabajadores de la burocracia veracruzana ha generado (clientelar) controversia, obvio.

Con acceso a los medios, como nunca antes, cada trabajador afectado esgrime sus razones por las que, a su consideración, no debió ser despedido.

Desde luego, las historias de vida pesan: una madre que no tiene para la fórmula, un abuelo que se queda  sin su mesada y por ende sin el pan, un padre que no puede comprar los útiles escolares.

La consecuencia es inevitable: gobierno tirano, insensible, ‘culeid’…plañen, no tanto los afectados, como los corifeos mediáticos.

¿Debe ser el gobierno un promotor del empleo o un ‘obeso’ e ineficaz patrón?

Dice Cuitláhuac García, ‘defensor’ de los que menos tienen, respecto del Presupuesto de Egresos 2018: “Anda en alrededor de 104 mil millones de pesos, lo lamentable es que se va en los gastos operativos del gobierno, nuevamente se repita la historia de Duarte, Yunes adjudica más del 50 por ciento en gastos y la inversión más del 3 por ciento.”

O sea, reducir gasto operativo significa recortar camionetotas, celulares y…personal.

Chingá ¿quién los entiende?

*Esta es opinión personal del columnista