La batalla por Veracruz

8 mayo 2017 | 20:35 hrs | Javier Roldán Dávila

Estructura mata ‘carita’

A pesar de no ser la capital del estado, el puerto de Veracruz es la ciudad más emblemática de la entidad. Afamado por ser el primer ayuntamiento de la América continental (aunque algunos le confieren esta distinción a La Antigua), la Cuatro Veces Heroica es, además, la demarcación más poblada y por lo tanto, el centro del poder económico.

Por todas estas razones, a lo que se suma que en el 2019 se celebrarán los 500 años de la fundación de la Villa Rica de la Vera Cruz, el legendario puerto se convierte en la joya de la corona para el proceso electoral del próximo cuatro de junio.

Por tal motivo, el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, por medio de su hijo Fernando Yunes Márquez, buscará que la comuna sea ganada por la alianza PAN-PRD. Junto con Boca del Río y Medellín, la conurbación es un bastión estratégico para la renovación de la gubernatura en 2018, se puede decir que quien quiera despachar desde el palacio de gobierno en Xalapa, tiene que ganar la mencionada zona metropolitana.

En este sentido, Andrés Manuel López Obrador buscará por todos los medios (incluida una alianza de facto con la fidelidad), arruinar la estrategia de los Yunes del estero, para ello, lleva como abanderado al constructor Ricardo Exsome Zapata, morenista de coyuntura plenamente identificado con el PRI.

Aunque de capa caída, el PRI con el orizabeño Fidel Kuri Grajales, dueño del esquipo de futbol los tiburones rojos, busca convertirse en el caballo negro de la contienda, pero el partidazo llega fracturado al ser rechazados otros precandidatos de mayor trayectoria como Gustavo Souza Escamilla.

Los demás suspirantes no tienen posibilidades, el tema será un duelo abierto entre Yunes Linares y López Obrador dirigiendo, desde sus respectivas esquinas, a los contendientes…la ruta lleva hasta Los Pinos.