La asesinó un compañero de clases degollándola con un exacto

Danny quería ser psicóloga para ayudar especialmente a niños discapacitados

12 diciembre 2017 | 12:18 hrs | El Mañana | Nota Roja

México. El 6 de octubre de 2016, Diego le arrancó la vida con un cuter a su compañera de clases Daniela Jiménez Covarrubias, de 15 años de edad.

Diego era un jovencito de 15 años que llegaba de la Ciudad de México, era el típico niño guapo con el que toda niña quería salir.

La madre de la joven lo describe como un niño callado, que nadie le quería hablar, por lo que Dani insistía en integrarlo al grupo, lo que no sabía era que tiempo después él la asesinaría.

“Nosotros no lo conocíamos, ya que tenía muy poco de llegar al pueblo, pero recuerdo que Dani nos decía que tenía acciones que a ella no le gustaban.

“Por ejemplo. El joven siempre se sentaba detrás de ella y le comenzaba a tocar el cabello. Hasta cierto punto la acosaba, pero nosotros no nos dimos cuenta hasta que le revisamos la tableta a nuestra pequeña”, indica la madre de Daniela.

La madre de Dani recuerda que el día en que asesinaron a su pequeña, ella salió de la prepa junto con otros tres compañeros, lo que no saben es en qué momento ella se quedó sola con su atacante identificado como Diego.

Aquel día, Diego se la llevó a un lugar despoblado le cortó con un cúter la arteria carótida, le dio cinco puñaladas en el rostro, le fracturó tres dedos de su mano, la golpeó para someterla y después de haberla asesinado fue a buscar ayuda e indicó que los habían asaltado, pero tiempo después las autoridades se dieron cuenta que eso no era cierto.

Lo cierto era que él la había matado, por lo que Diego fue vinculado por la fiscalía especializada en delitos de adolescentes, por el delito de homicidio doloso: feminicidio, y el 23 de febrero de 2017, faltando 10 días para que se venciera el plazo de internamiento preventivo, se llegó a un acuerdo entre la fiscalía y la defensa del menor para llevarse a cabo un procedimiento abreviado ya que se cumplían las condiciones, y se iba a ahorrar el juicio oral, por lo que el juez le dictó sentencia de dos años en el tutelar de menores.

Ahora la madre de Dany, tiene miedo que él salga libre y vuelva a cometer otra fechoría, ya que dicho sujeto es un psicópata, no siente ningún remordimiento y tiene desorden disocial, hasta la fecha, no saben el motivo o razón del porqué asesinó a Dani

“Si tu lo ves, parece un angelito. Realmente él se acopla, no parece lo qué es”, indica la madre de Dani

Dani, como la llaman sus padres nació el 20 de diciembre de 2000 era una niña feliz, soñadora, defendía sus ideales, era una niña noble, analítica, tocaba el piano desde los cuatro años, destacada académicamente, competitiva y hasta un grado perfeccionista, tenía un zoológico en la casa, cuatro perros y le gustaba rescatarlos.

Tiempo después, ella aprendió el lenguaje sordomudo, cuando descubrió el lenguaje de señas se enamoró de él este interés la llevó a convertirse en miembro fundador del Ministerio de los Sordos, en Montemorelos, Nuevo León, impartiendo clases de lenguaje de señas a personas que como ella tuvieran el interés de integrar a la sociedad a los sordomudos.

A ella, le gustaban las personas con alguna discapacidad Danny quería ser psicóloga para ayudar especialmente a niños discapacitados.

La madre de Dani pide a las autoridades un cambio en las leyes, ya que ella piensa que no es posible que no juzguen a los asesinos de las personas sólo por el hecho de ser niños, cuando los matan con la misma zaña.

“Lo que nos urge en nuestro país es un cambio en las leyes, como es posible que entre más chico que és un asesino, menos los juzgan”, indica la mujer.

.