La actividad volcánica podría aumentar en el futuro por el cambio climático

Aún no se sabe con certeza si el cambio climático actual tendrá el mismo efecto con todos los volcanes del mundo

27 enero 2018 | 23:00 hrs | Nmás1

El cambio climático tendría consecuencias mucho más insidiosas y peligrosas a largo plazo de los que inicialmente creíamos. De acuerdo a un grupo de científicos británicos, la actividad volcánica incrementaría a medida que el planeta se calienta. El nuevo estudio publicado en Geology.

Para entender la posible relación entre actividad volcánica y cambio climático se debe echar un vistazo a la historia de nuestro planeta, el cual ha sufrido cambios radicales, entrando y saliendo de eras de hielo con cierta periodicidad.

Observando esos periodos, los científicos se dieron cuenta que las erupciones volcánicas tendían a aumentar a medida que los glaciares se derretían. Por eso los investigadores observaron los cambios a menor escala en la cobertura glacial para ver si estas diferencias incrementales tenían algún efecto.

Islandia como laboratorio
Los científicos se centraron en las erupciones en Islandia hace unos 5.500 a 4.500 años. Durante ese período, el clima de la Tierra se enfrió y los glaciares crecieron, pero no hubo una edad de hielo per sé. Para reconstruir una línea de tiempo de actividad volcánica, se examinó el registro de erupción de Islandia y uno de la ceniza que cayó en Europa durante esas erupciones

Esta ceniza finalmente se estableció en capas microscópicas en las turberas y lagos del continente, dice Graeme Swindles autor del estudio. Él y sus colegas combinaron estas capas con volcanes islandeses específicos y luego desarrollaron una línea de tiempo detallada de aumentos y disminuciones en las erupciones.

Cuando los científicos compararon el registro volcánico con la cobertura glacial, descubrieron que el número de erupciones disminuyó significativamente a medida que el clima se enfriaba y el hielo se expandía.

“Hay un gran cambio en el registro en el Holoceno medio, donde no vemos cenizas volcánicas en Europa y muy poco en Islandia”, dice Swindles, profesor asociado de dinámica de sistemas terrestres en la Universidad de Leeds. “Esto parece superponerse con una época en la que las condiciones climáticas son frías, lo que habría favorecido el avance glacial en Islandia”.

Swindles afirma que su equipo observó un retraso de aproximadamente 600 años entre el avance de los glaciares y la disminución de la actividad volcánica. “Eso es porque lleva mucho tiempo acumular masas de hielo”, explica.

“Ver este cambio en un período interglacial indica que existe una relación aún más sutil entre el cambio climático y el vulcanismo de lo que los científicos pensaban anteriormente”, dice Julie Schindlbeck, vulcanóloga de la Universidad de Heidelberg en Alemania. El trabajo muestra que “incluso pequeños cambios en el volumen de hielo pueden afectar el vulcanismo”, añade.

La presión del hielo mantiene el magma dentro de la tierra
Aunque los científicos no entienden completamente por qué los glaciares parecen debilitar las erupciones volcánicas, creen que la mecánica puede ser bastante sencilla. Cuando los glaciares se expanden, todo ese hielo ejerce una inmensa presión sobre la superficie de la Tierra. “Puede afectar el flujo de magma y los vacíos y lagunas en la Tierra donde el magma fluye a la superficie, así como la cantidad de magma que la corteza puede contener”, dice Swindles.

Cuando los glaciares retroceden, la presión disminuye y la actividad volcánica aumenta. “Después de que se eliminan los glaciares, la presión de la superficie disminuye, y el magma se propaga más fácilmente a la superficie y, por lo tanto, entran en erupción”, Swindles explicó a Scientific American.

Esto es exactamente lo que él y su equipo encontraron cuando observaron lo que sucedió cuando la Tierra se calentó nuevamente y los glaciares se derritieron: más erupciones. Nuevamente vieron un desfase temporal, esta vez entre el derretimiento del hielo y el aumento de las erupciones. Pero esta brecha fue más corta. “Se tarda relativamente menos tiempo en derretir el hielo si la temperatura sube”, en comparación con el aumento de hielo cuando se enfría, dice Swindles.

El científico también señala que cuando las erupciones volcánicas ocurren durante los períodos más fríos y cubiertos de hielo, parecen ser más pequeñas en magnitud. A medida que el clima se calienta, las erupciones parecen hacerse más grandes.

Sin embargo se debe aclarar que aún no se sabe con certeza si el cambio climático actual tendrá el mismo efecto con todos los volcanes del mundo. En parte porque este estudio se centró en Islandia, una región del planeta que cuenta con glaciares al mismo tiempo que volcanes.

Aunque Swindles aclara que los cambios en la cobertura de los glaciares que estudió son similares en magnitud a lo que la Tierra probablemente experimentará debido al calentamiento provocado por el hombre.

“Creo que podemos predecir que probablemente veremos mucha más actividad volcánica en áreas del mundo donde los glaciares y los volcanes interactúan”, dice, enumerando el noroeste de los EE. UU. El Pacífico, Sudamérica e incluso la Antártida. Y eso es motivo de preocupación.

Islandia suele ser un excelente lugar para estudiar la vulcanología, en sus poco más de 100.000 km cuadrados (un área poco menor a la de la isla de Cuba) la isla alberga cerca de 130 volcanes, entre activos e inactivos.