Karime: en la mira de Yunes

5 julio 2017 | 16:52 hrs | Carlos Jesús Rodríguez

EN JULIO de 2014, “en la cima del pinche poder”, Karime Macías Tubillas, la esposa del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa -acusada por  José Juan Janeiro Rodríguez, prestanombres del ex mandatario,  de haber obtenido recursos del gobierno Estatal para beneficio personal y de sus familiares-, hizo publicar en diversos medios de comunicación una empalagosa columna –pues la señora se sentía, también, articulista-, la cual tituló: “Una receta milagrosa”. Usando su nombre verdadero como autora del epíteto, la ex primera dama citaba: “¿Quién no ha escuchado mil recetas purificadoras, desintoxicantes, regeneradoras e incluso milagrosas? Por supuesto yo tengo la mía y hoy se las comparto. Me la dio hace ya algún tiempo mi amiga Alma Rosa, de Coatzacoalcos. Como cocinera experta siempre doy el crédito de mis recetas a quien se lo merece”, y agregaba: “Debo advertir que los ingredientes escasean de vez en cuando en el mercado, así que habrá que ingeniárselas para conseguirlos. Las cantidades siempre son al gusto o según se vayan requiriendo. Les aseguro muy buenos resultados y beneficios variados, pero advierto que son a largo plazo. Aquí les va. Ingredientes: Paciencia, Prudencia, Verbal Continencia, Dominio de Ciencia, Presencia o Ausencia según conveniencia”, y recomendaba: “Se debe consumir a diario para mejores resultados. Y como la verbal continencia es lo más difícil de encontrar, voy a colaborar haciendo esta columna aún más breve de lo ya acostumbrado. Que aproveche”.

“LA RECETA”, que por supuesto, ni ella ni Duarte consumieron o asimilaron-, es casi lo (mal) pronunciado por su “marido” al finalizar la última audiencia a la que asistió en el País vecino (porque aunque están separados, por razones obvias y ella viva en algún lugar del Reino Unido y él, en una gélida celda del penal de Matamoros, Guatemala, hasta donde se sabe, siguen casados y, por lo tanto, es su marido). En ese sentido, el ex Gobernador comentaría ante micrófonos de prensa la mañana del martes: “Paciencia, prudencia, verbal contingencia, dominio de ciencia, presencia o ausencia, según conveniencia”, cuando el dicho popular –muy repetido en Sevilla, España-, que tiene su origen en el protoevangelio de Santiago -excluido de la Biblia- dice, textualmente: “paciencia y prudencia, verbal continencia, no contingencia, no exhibir excesiva ciencia, y presencia y ausencia con sabienda conveniencia”.

Y UNO se pregunta: ¿si esos eran los principios que enarbolaban o la mística que pregonaban, porque no los adoptaron? Y es que ni Duarte ni Karime tuvieron “Paciencia”, ya que buscaron enriquecerse en muy corto tiempo, saqueando para ello las arcas del Estado; mucho menos mostraron Prudencia o sensatez, pues descaradamente se llevaron todo, desde recursos destinados a educación, salud y seguridad, así como de obra pública; tampoco mostraron Verbal Continencia, ya que no hubo ni moderación ni mesura cuando Duarte criminalizó a los medios de comunicación en Poza Rica, acusándolos de ser “manzanas podridas” y de estar relacionados con grupos fuera de la ley (como lo hace, ahora, el Gobernador Miguel Ángel Yunes Linares), ni Dominio de Ciencia, ya que siempre se creyeron dueños de la verdad absoluta ante todos y sobre todos, y su Presencia o Ausencia, Según Conveniencia, tal vez solo la exhibieron con sus descaradas huidas para evadir los cargos que le acreditaron autoridades Federales y Estatales, aunque en el caso de Karime hubo reversa. Su “Contingencia”, sin embargo, ha sido un premio bien ganado por él, considerado el campeón de la ingratitud: la traición de Arturo Bermúdez Zurita, su más cercano colaborador, aquel de quien, incluso, dijo cuándo su presencia ya era insostenible en el gabinete debido a la inseguridad prevaleciente: -si se va Bermúdez me tendré que ir yo-.

PERO, TAMBIEN, lo traicionaron, entre otros, José Juan Janeiro Rodríguez, su más beneficiado prestanombres, quien  ahora se sabe que declaró ante la Procuraduría General de la República que Karime Macías Tubilla -quien solía dar recetas que no consumía-, recibió dinero del gobierno veracruzano. Según la versión de la PGR, Janeiro aseguró que su comparecencia era para señalar de manera clara y precisa, “datos y hechos que involucran en forma directa a Javier Duarte de Ochoa y a la esposa de éste, de nombre Karime Macías Tubilla en la obtención de recursos del gobierno de Veracruz para beneficio personal”. Y aunque la ex primera dama ya vive en Inglaterra (gracias a presunto acuerdo subrepticio), el Gobierno del Estado –vía la Fiscalía General- le tiene preparado un expediente por daño patrimonial al Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF Estatal), por lo que no se descarta que en los días por venir un juzgado del fuero común le dicte orden de aprehensión y en base a ello se solicite su extradición para que sea juzgada en Veracruz, y aunque el asunto podría no prosperar, si engendraría un escándalo mediático que permitirá al Gobernador Miguel Ángel Yunes seguir manteniéndose en los medios de cara a los acontecimientos que se avecinan.

ACTUALMENTE, KARIME Macías no cuenta con una orden de aprehensión, sin embargo, la Procuraduría General de la República ha dicho que investiga su presunta participación en la red de corrupción de Javier Duarte, y  a pesar de que son valores entendidos que, seguramente, hubo cierta negociación para que el ex Gobernador se entregara a cambio de que su conyugue pudiera salir del País junto con sus hijos, son tiempos pre electorales que el gobierno Estatal en turno no desaprovechará para seguir echando combustible a la hoguera, y de esa manera demostrar que sigue combatiendo la corrupción y recuperando todo aquello que fue saqueado a las arcas de la Entidad.

DUARTE ESTARA en el País en dos semanas, promedio, para enfrentar los procesos encausados en su contra, y a propósito de su extradición, bien valdría leer aquel afamado cuento corto de Juan Rulfo contenido en El Llano en Llamas, y el corrido popular que le acompaña: “Ya mataron a la perra, pero quedan los perritos”, esto en alusión a que no basta meter a la cárcel a Duarte, sino a sus hijos putativos, esto es, todos aquellos que se enriquecieron y corrompieron a la sobra de este. Así las cosas… OPINA carjesus30@hotmail.com

*Esta es opinión personal del columnista