Kari Torres y LASO se encuentran en Trébol

Introducen motivos vegetales para redimir, sacralizar y sublimar la corporalidad humana

Foto: Noreste
6 agosto 2017 | 17:15 hrs | Ana Martina Ortiz León

Xalapa, Ver.- Kari Torres y Luis Alberto Sánchez Ortiz (LASO) pertenecen a dos generaciones distintas que en Trébol se encuentran, dialogan y comparten las mismas preocupaciones sociales.

“Estamos tan dispersos en lo espiritual y en lo social que buscamos adherimos a un elemento natural y tradicional entendido comúnmente o popularmente como símbolo de buena suerte, tan urgente para estos tiempos; es en esa idea donde los autores concuerdan para darle nombre a esta exhibición”, justifica el texto que se encuentra a la entrada de la galería principal del Congreso del Estado.

Los once óleos sobre tela y sobre madera de Kari y las doce pinturas de LASO surgieron de procesos individuales y echando mano de las herramientas primarias que brinda la pintura: el color y la composición. Más que hablar de cómo trazaron lo que el público apreciará durante el mes de agosto, ellos se presentan como amigos y en sus palabras late la admiración mutua.

“Mi amigo LASO y yo nos encontramos y nos vamos a encontrar porque socialmente como que nos dispersaron y con los resultados nos tenemos que amalgamar para hacer un México maravilloso”.

Foto: Noreste

“Para mí es un honor que mi amiga kari, una pintora a la que su experiencia la respalda, como emergente me impulse a seguir en el medio de la pintura”.

En el contenido de las obras de Kari se evidencia su inclinación por el Nacionalismo. “Siempre he sido una crítica muy fuerte a lo que no es verdadero y no es nuestro. Lo mío es tratar de hacer conciencia de que la población, la ciudadanía regrese a sus raíces, a su gente, a sus costumbres, a sus tradiciones, a lo nuestro”.

Con la técnica del grafito y a través de referentes antropológicos y místicos, LASO introduce motivos vegetales para redimir, sacralizar y sublimar la corporalidad humana.

La intención de ambos es manifestar que la pintura es un acto político y que como tal exhortan a los espectadores de Trébol a dialogar y generar lazos comunicativos “en nuestra sociedad creativa y política” para “no ser pasivos y únicamente receptivos de las imágenes”.

Foto: Noreste