¿Justiciera o protagónica?

30 enero 2018 | 22:59 hrs | Javier Roldán Dávila | Javier Roldán

El problema de la Ley del Talión es aplicarla a terceros

Semanas atrás, señalamos que la diputada panista Maryjose Gamboa, era víctima de una burda calumnia por aquello de que se revelaron ‘sus conversaciones vía WhatsApp’ con un mafioso.

Además, los brutales agravios que padeció durante la pasada administración, al margen de sus responsabilidades legales y éticas, no pueden quedar sin sanción.

Sin embargo, es justo señalar, que la legisladora ha caído en excesos que demeritan su función e imagen, sobre todo, cuando asume el papel de censora de sus pares.

Convendría que la señora Gamboa contara hasta diez antes de trocarse en delirante juez, que más que justicia, genera discordia. Que no olvide el ejemplo de Savonarola, que por su intransigencia purificadora, propició que sus ideas fueran ‘incineradas’ en la hoguera que antes atizaba.

Si no se quiere regresar a lo mismo que tanto se criticó, se debe empezar por tener tolerancia a los que disienten, de lo contrario, el estrés postraumático se convierte en tragicómico autoritarismo.

*Esta es opinión personal del columnista